Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas toman el centro financiero de Londres para protestar contra la crisis

Ecologistas, sindicalistas y grupos anticapitalistas han convocado varias marchas contra la cumbre entre fuertes medidas de seguridad.- Un grupo de encapuchados ataca la sede del RBS

Miles de personas han ocupado hoy el centro financiero de Londres para expresar su rechazo a los excesos del sistema capitalista, un día antes de la cumbre del G20. En medio de fuertes medidas de seguridad, los manifestantes han marchado hasta el Banco de Inglaterra, donde han roto algunos cristales, con pancartas como "RIP Canary Wharf 1990-2009" (en referencia al área donde están los principales bancos británicos) o "Decisiones honradas".

Esta primera protesta contra el cónclave, en la que ha habido algunos forcejeos con la Policía, lleva el nombre de G20 Meltdown (en referencia a la catástrofe resultante de la fusión de un reactor nuclear) y está formada por varios grupos anticapitalistas. Uno de los organizadores, Simon McRae, de 44 años, ha afirmado que su pancarta "RIP Canary Wharf 1990-2009" viene a simbolizar la muerte del capitalismo. "Es el fin de los bancos y el fin del mundo financiero basado en la codicia. El Canary simboliza eso", ha asegurado McRae.

Otro grupo de manifestantes ha atacado una sede del Royal Bank of Scotland, uno de los bancos más afectados por la crisis, ha roto varios cristales al grito de "Estos bancos, nuestros bancos" y ha entrado en la sede, donde no había empleados. Estos incidentes han ocurrido justo frente a la sede del Banco de Inglaterra. Además, la polícía ha detenido a los 11 ocupantes de un vehículo de estilo militar con las palabra "Huelga" en su carrocería por ir con trajes falsos de policía. En total hay al menos 23 detenidos en distintos focos de tensión y protestas.

Muchos participantes bailaban y gritaban "revolución" en su marcha hasta el banco emisor británico, donde había convocado un picnic con música y actuaciones. Uno de los manifestantes, un hombre de 55 años que no ha querido revelar su identidad y que portaba una pancarta que leía "Castigo a los saqueadores", ha asegurado a la prensa que es necesario un capitalismo transparente y ha agregado que "el capitalismo sólo funciona si la gente no se lleva más de lo que necesita".

Los trabajadores siguen acudiendo a sus empleos

A pesar de los temores sobre estas protestas, gran parte de los empleados de la City -centro financiero de Londres- han acudido a sus puestos de trabajo con ropa informal, ya que la Policía les había aconsejado que evitasen ir con traje para evitar ser víctimas de alguna agresión. En este contexto, muchos negocios de la City pusieron el cartel de cerrado, advertidos por la propia Cámara de Comercio de Londres de las consecuencias de la jornada de hoy.

Algunos organizadores han calificado las protestas de hoy como Financial Fools Day, jornada del Financiero Inocente, ya que hoy es el día de los inocentes. La Policía ha dispuesto un gran operativo de seguridad para el G-20, cuyo coste está estimado en 7,5 millones de libras (unos 8,4 millones de euros) y en el que participan agentes de seis fuerzas del orden, principalmente de los condados que rodean la capital.

En el metro, con ropa de sport pero leyendo el 'Financial Times'

ANTÍA CASTEDO, Madrid

Las líneas de metro que llevan al centro financiero de Londres iban, esta mañana, llenas de ejecutivos disfrazados con ropa de sport, por el miedo a ser reconocidos y atacados por los manifestantes. Lo que no han sido capaces de hacer, pese a las alertas de la Policía, ha sido dejar de leer el Financial Times, como cada mañana. "Se les veía de lejos", explica un abogado español que trabaja en la City. "Era de broma, ver a los ejecutivos vestidos con sudaderas con capucha", continúa. "En vez de las 200 corbatas de cada día, hoy se veían cuatro", explica otro abogado español en la City.

Más avanzada la mañana, los dos se han quedado "atrapados" en el cordón policial que se ha montado cerca del Royal Bank of Scotland. Dicen que la policía ha cargado un par de veces contra los manifestantes, y que no han podido salir de allí durante tres horas.

Ambos trabajan muy cerca de la plaza de Bank, donde han sucedido la mayor parte de las protestas del centro financiero. En opinión de uno de ellos, ha habido "demasiado alarmismo" por parte de la Policía británica, que ha enviado varios correos electrónicos en las últimas semanas a los trabajadores de la City en los que avisaba contra lo que parecía que iba a ser una "batalla campal". "Ha sido todo más tranquilo de lo que esperaba", concluye.

Más información