Con crisis o sin ella, ¡Todos a la playa!

En la temporada 2008, los precios que subían un 10% anual se han estancado o rebajado

"¿Dónde está la crisis?", se pregunta Ana L. Buscaba un apartotel en la costa de Cádiz con capacidad para cuatro personas. "Pensaba en Conil y Sancti Petri y estaba todo ocupado". Como va con sus padres y un sobrino de cinco años quería un apartotel, es decir, con limpieza incluida y en media pensión y con dos habitaciones más zona común. Finalmente, lo ha encontrado en Nerja (Málaga). En total, 1.700 euros con media pensión en primera línea de playa durante la primera semana de julio. No todos preguntan si hay o no crisis, ya que detectan una clara disminución de la demanda. Y eso que, en teoría, en este verano de 2008 que ha empezado con lluvias, los precios bajan. En algunos enclaves de la costa levantina, andaluza y gallega, entre el 20% y el 30%. Aunque en otros destinos, como Mallorca, donde la demanda no se ha resentido, los precios se mantienen estables.

La ocupación de los apartamentos, a menos de 15 kilómetros de la playa, es del 81% para la primera quincena de agosto
Parte de la demanda hotelera se ha desplazado hacia los apartamentos y, en paralelo, ha aumentado la oferta
Los precios subían un 9% o 10% al año, mientras que en 2008 se han estancado o diminuido hasta un 30%
Más información
La caseta de venta, una especie en peligro

También ha crecido la oferta de viviendas en alquiler procedente de los que compraron y necesitan ingresos. Un estudio de Deloitte señala que un 35% de los hipotecados ha tenido que renunciar a algunos gastos y, de ellos, el 43% ha prescindido de las vacaciones.

Y eso que buena parte de los que sí tendrán vacaciones van a desechar la oferta hotelera, con mayor precio, decantándose por el apartamento que permite mayor flexibilidad en cuanto a número de personas. En la práctica, lo que sí detectan tanto hoteles como apartamentos es que baja el número de días que se contratan. Del 15 de julio al 15 de agosto se produce la mayor demanda y precios. Las casas de vacaciones a menos de 15 kilómetros de la playa tienen ya una ocupación del 63,8% para la segunda quincena de julio y un 81,2% en la primera de agosto, según Rentalia, portal especializado en casa de vacaciones sobre una muestra de 9.496 casas.

Las tres provincias costeras que más caras a la hora de alquiler inmuebles son Baleares, Málaga y Alicante. La segunda quincena de julio es de media un 6,2% más económica que la primera de agosto.

Para presupuestos ajustados, para la primera quincena de agosto se pueden encontrar fácilmente alojamientos para cuatro personas a partir de 500 euros a la semana en la costa española.

En Rentalia tienen 100 casas disponibles por esa cantidad. Para aquellos que desean disfrutar de un jardín, también se pueden encontrar casas y villas para seis personas por 700 euros en la primera quincena de agosto. En este portal hay casi 30 alojamientos que se ajustan a estas características.

Provincias como las de Málaga, Almería y Castellón concentran el mayor ratio de apartamentos sobre el total de sus alojamientos. Los chalés o villas predominan en Alicante, Las Palmas de Gran Canaria (con Lanzarote a la cabeza) y Baleares (especialmente Ibiza y Formentera). En 2006-2007, Tinsa, partiendo de una muestra de 1.050 y1.160inmuebles, respectivamente, del arco mediterráneo y las islas, detecta subidas de precio del 9,6% y del 9% con un valor medio de alquiler de 1.029,72 euros al mes.

COSTA BRAVA (GIRONA): Lloret deMar, Playa deHaro, Palamós y Rosas son algunos de los destinosmás solicitados. Losmás exclusivos, entre otros, alrededores de San Feliú con Cadaqués, así como Calella de Palafrugell, Tamarit o Bagur. En Bagur y Palls, la inmobilaria Aloisi habla de precios de entre 450 y 1.800 euros por semana, dependiendo del tamaño, cercanía a la playa o calidades para un turismo familiar que demanda tres habitaciones con piscina. Françecs Aloisoi declara que "se está alquilando más que nunca".

COSTA DORADA (TARRAGONA): Si le apetece ir a Port Aventura o disfrutar del Mediterráneo en localidades que han alternado la zona verde con la edificación, Salou mezcla turismo familiar y joven que busca ocio y se beneficia de las discotecas y restaurantes de comida rápida, en tanto que Miami Playa ofrece tranquilidad y Cambrills estaría en un punto medio. Gil Cristia, presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Tarragona, habla de la dispersión de precios y productos, pero un apartamento medio en una segunda o tercera línea de playa con una habitación supone 120 euros al día y sube a 150 euros en agosto si cuenta con dos habitaciones, que suponen capacidad para cuatro o seis personas. En julio, los precios bajan un 20%. Respecto al año pasado se mantienen Estancados.

COSTA DE AZAHAR (CASTELLÓN): Moncófar, Benicasim, Oropesa, Benicarló y Peñíscola son algunas de las playas castellonenses más solicitadas en los meses de verano, explica José Comes, presidente del Colegio Oficial de API de Castellón.

En el norte, con Peñíscola a la cabeza, hay más vivienda unifamiliar, y al sur, con Moncofar o Chilches, no hay prácticamente oferta de este tipo de viviendas en alquiler. Los precios medios de un apartamento están sobre 1.000 euros al mes en Peñíscola, Benicarló, Moncófar o Chilches. En poblaciones más caras, como Benicasim y Oropesa, el precio puede subir a los 2.000 euros. Un apartamento de tres habitaciones en el mes de agosto y en primera línea de playa de Benicasim ronda los 3.000 euros.

COSTA DE VALENCIA: Las playas de Valencia son uno de los destinos predilectos por los madrileños. Las previsiones apuntan que la contratación de viviendas en la playa caerá más de un 40%, según TomásMartínez, de Tasamadrid. El mapa de las playasmás demandadas se dibuja con Cullera, Gandía, Oliva y Denia, donde hay disponibles apartamentos de dos dormitorios situados, a veces, en sexta línea de playa. Los precios en Gandía para una quincena de julio están entre 1.000 y 1.200 euros. Si es en agosto, los precios suben unos 100 euros más. Si el edificio tiene piscina, se encarecen un 10%.

También hay oferta en las localidades próximas a Gandia, como Daimuz, Guardamar de la Sabor y Bellreguard, donde los precios son hasta un 10% más económicos.

COSTA BLANCA (ALICANTE): En las localidades costeras de la provincia de Alicante, el índice de ocupación se ha reducido y los precios se mantienen similares a los del año pasado, señala Antonio López, presidente de Alfa Inmobiliaria Levante. Y en algunas playas concretas han descendido algo. "Como máximo, las bajadas de precio que hemos observado se sitúan en el 15%", indican en Look & Find. En las poblaciones alicantinas se demanda sobre todo primera y segunda línea de playa y si no está próximo es imprescindible que tenga piscina. Lo más demandado son las playas de Benidorm, Jávea, Denia y Calpe por su amplia oferta de instalaciones.

Benidorm, Torrevieja o El Campello es un turismo más básico que busca viviendas económicas en apartamentos de dos o tres habitaciones próximas al mar. Cuestan unos 750 euros a la semana, indica el presidente de Alfa Inmobiliaria Levante. Aunque la mayoría de los propietarios quieren blindar el alquiler al menos por un mes para garantizarse el ingreso estival. "Al haber descendido la demanda, el alquiler por semanas puede generar que en alguna de ellas puedas quedarse el inmueble desocupado", señala López.

Una semana en Denia puede rondar los 1.200 euros en un apartamento, al igual que en Altea. Aunque también se pueden encontrar apartamentos por 500 euros la semana. Eso sí, en La Nucia, entre el mar y la montaña y a pocos minutos de las playas de Altea.

COSTA CÁLIDA (MURCIA): En la costa murciana, en julio, un alquiler cuesta entre 375 y 450 euros la semana, mientras que en agosto los precios suben a precios entre 450 y 625 euros, dependiendo del número de dormitorios, situación, estado de la vivienda o cercanía a la playa. Lomás buscado, y también lo más caro, está en Lo Pagán, Los Alcázares, La Manga del Mar Menor, Águilas y Mazarrón, según el Colegio de API de Murcia. En esta zona ha bajado la demanda, lo que ha provocado un descenso en los precios de alojamiento en costa en torno al 20% con respecto al pasado año, según la oficina de Look &Find.

COSTA DE ALMERÍA: En Roquetas, los precios de apartamentos, de uno a tres dormitorios, cuestan de 900 a 1.500 euros en julio. Si es primera línea, sube un 15%, y si es agosto, un 20%. En San José, los precios por quincena son similares a los de un mes en Roquetas ya que la oferta es mucho menor, según Re/Max Aljibe.

COSTA TROPICAL (GRANADA): Tres emplazamientos son los más demandados, Almuñécar, con más ofertas para el ocio, y Salobreña, más familiar como Motril, que es la de turismo más local. Dos dormitorios en Salobreña suponen unos 1.650 euros en julio y entre 2.000 y 2.500 en agosto. Cada dormitorio más supone 200 euros más. Si se trata de una quincena tendrá que añadir otros 100 euros, según Germán Navarro, presidente del Colegio de API. Disfrutar de la vecindad de la fábrica de salazones romana de Almuñécar le saldrá algo más caro.

COSTA DEL SOL (MÁLAGA): En Benalmádena, un estudio de 30metros, con piscina y terraza cuesta entre 1.200 o 1.300 euros mensuales, pagando el peaje de julio y agosto. El resto del año puede encontrarlo por 400 euros. Si tiene un dormitorio sube a 3.000 euros pero, atención, si está en primera línea de playa, un apartamento con dos dormitorios y terraza supone 900 euros mensuales. Si piensa en una villa, pueden tener de cuatro a siete dormitorios y una quincena cuesta entre 2.500 y 3.000 euros, según una API local que no detecta disminución en los precios. En Fuengirola, se encuentran apartamentos por 1.500 o 2.000 euros, pero puede llegar a pedirse 3.000 o 4.000 euros por uno de dos o tres dormitorios. En Marbella, un apartamento medio cuesta unos 1.000 euros la semana de agosto y 800 euros en julio, pero si está pensando en Puerto Banús, el precio por siete días sube a 1.500 euros.

COSTA DE LA LUZ (HUELVA Y CÁDIZ): En Mazarrón, un apartamento de tres dormitorios en julio puede costar entre 1.800 y 2.000 euros, y en agosto sube a 2.000-2.100. Si se habla por quincenas, la segunda de julio y la primera de agosto, suponen entre 1.200 y 1.300 euros. Un adosado, entre 2.300 y 2.400, y un chalé de 2.800 a 3.000 euros, indica Javier Bernabé, de la agencia Área, que detecta caída de la demanda, no así de los precios. También se mantienen en Isla Antilla. En Matalascañas, con mucha más oferta, los precios son un 10% inferiores a Mazagón y más altos en el caso de Punta Umbría.

En Cádiz, playas como Tarifa y Conil, el apartamento de dos dormitorios con piscina cuesta unos 140 euros noche. En Conil baja a 100 euros en agosto, según Habitat Tarifa, con 300 apartamentos en la zona. En julio bajaría a 120 euros y 80, respectivamente.

EL NORTE: En la costa gallega, a pesar de que en algún caso se han rebajado precios hasta un 20%, rondan los 3.500 euros para un chalé y los 1.200 para un apartamento de dos dormitorios, al mes, según Herminio Carballido, presidente del colegio de API. Desde Inmobiliaria Javier Tovar, de Sangenjo, se apuntan precios de 2.000 y 5.500 euros durante el mes de agosto para pisos de tres dormitorios en primera línea de playa. "En julio, la demanda es menor, sobre todo este año". La segunda quincena de julio, el precio desciende a una banda entre 3.500 y 1.500 euros.

En Bayona, la primera quincena de julio cuesta entre 800 y 1.500 euros para un apartamento en el casco urbano. Hay que subir 200 si es la segunda quincena y 300 si hablamos de agosto. Un tres dormitorios con buenas vistas ronda los 3.000 euros en agosto, según el Grupo Inmobiliario Euroviviendas.

Los que decidan acercarse a la costa del Oriente asturiano a pasar la temporada estival tienen que hacer frente a 700 euros por pasar una semana en un apartamento en Llanes, a 500 metros de la playa.

En la Costa Verde, concretamente en Ribadesella, uno de dos habitaciones cuesta 800 euros una semana en agosto. En Llanes y en Ribadesella, los precios se mantienen igual que el pasado año. La típica casa asturiana en Cangas de Onís, para ocho personas, sale por 1.050 euros una semana.

En la capital de Cantabria, Santander, el precio medio oscila entre 900 y 1.200 euros por quincena de 15 de julio a 15 de agosto. En Laredo bajaría unos 150 euros y en Comillas subiría otro tanto.

MALLORCA: En las costas mallorquinas, la demanda sigue siendo fiel. "Está prevista una ocupación del 85% para julio y del 90% para agosto", señala un API. En Mallorca, las zonas más caras son Puerto de Pollensa, Alcudia, Cala d'Or y toda la costa de Calviá y Andratx. "Donde hay más oferta y demanda es en la Costa de Calviá, por la calidad de sus propiedades y su proximidad a Palma, aunque también hay que resaltar el Puerto de Pollensa, una zona con mucho glamour", explican en el Colegio de API de Baleares.

El precio por semana oscila entre los 700 y 900 euros para el mes de julio y entre 800 y 1.000 euros en agosto. La demanda es un 30% más alta en el mes de agosto.

MENORCA: "Abundan los apartamentos, aunque el aumento del poder adquisitivo de los europeos en general propicia que la demanda de chalés haya ido creciendo", indica Ramón Vilasánchez, del Colegio de API de Baleares.

La costa norte es más demandada por el turismo catalán y la sur -con precios más altos-, por el resto de turistas, especialmente los británicos. En la costa surmás buscado son las urbanizaciones de Cala Galdana, Santo Tomás, Son Bou-San Jaime, Cala'n Porter, Binibeca, Punta Prima, S'Algar, Cala Blanca, Cala en Blanes y Cala enBosc. Y en la norte, el pueblo de Fornells y las urbanizaciones de Son Parc, Arenal d'en Castell, Port d'Addaia,Playas de Fornells y Cala Morell.

En temporada alta, los precios de un apartamento de dos dormitorios oscilan entre 800 y 1.000 euros al mes, según Vilasánchez. Un chalé de tipo medio con piscina varía entre 2.000 y 3. 000 euros por semana. En la primera quincena de julio, los precios son hasta un 35% más bajos.

IBIZA: Los atardeceres de Ibiza no tienen precio. Aunque la crisis también ha llegado a las Pitiusas. En algunos casos, los precios de los apartamentos han bajado un 10% y no se descartan ofertas de última hora.

Este año, las reservas están tan sólo al 50%en julio. En cambio, agosto está al 90%de ocupación y eso que es un 10% más caro. La oferta se concentra en San Antonio, con Cala Salada yPunta Galera a la cabeza; en SantaEulalia y en San José e, incluso, en el interior, donde hay casas de pueblo y chalés. "La isla es pequeña y en media hora estás en la costa", dice Roberto Zamatei, de la inmobiliaria Turiserra.

Un apartamento de un dormitorio en julio cuesta entre 700 y 750 euros por semana y unos 100 euros más si es agosto. Si tiene dos dormitorios (seis plazas) sale por 1.800 euros la semana en julio y 2.200 euros en agosto. Las villas son un mundo aparte. En julio, un chalé con seis habitaciones dobles cuesta 9.000 euros por semana, y en agosto, unos 10.000 euros, normalmente, incluyendo servicio de limpieza y cambio de toallas. "Las villas no han bajado precios, están orientadas a un demandante de alto poder adquisitivo", indica Zamatei.

CANARIAS: En la isla de Gran Canaria son Puerto Rico, Puerto de Mogán, Playa del Inglés-Maspalomas, San Agustín y Meloneras los destinos predilectos de los que buscan alquilar una vivienda en verano, según José Martín, de la inmobiliaria Re/Max, que indica que los precios están entre 50 y 60 euros más baratos que hace un año.

La oferta se centra en apartamentos de uno o dos dormitorios, aunque también hay chalés. En Maspalomas, un apartamento de cuatro plazas cuesta en agosto 629 euros la semana, el mismo precio que en julio y septiembre. Éste se eleva de forma importante cuando se trata de villas. Una para ocho personas sale por 3.000 euros la semana. La oferta hotelera compite con el alquiler: desde 484 euros se puede ir a Gran Canaria con media pensión y desde 575 euros todo incluido.

En Tenerife, la Playa de Las Américas, Los Cristianos, Acantilado de Los Gigantes y Costa Adeje centran todas las miradas. "Los propietarios lo saben y suben los precios entre un 10% y un 15% durante los meses de verano", según Manuel Domingo Morales, del Colegio de API de la isla tinerfeña.

En primera línea de playa abundan los apartamentos en edificios en altura y todos ellos disponen de piscina. Lo que más se alquila son las viviendas de uno y dos dormitorios. Más al interior proliferan las villas. Una vivienda para cuatro personas tiene un coste medio de 756 euros.

Playa de El Albir en Alfaz de Pí, Alicante.
Playa de El Albir en Alfaz de Pí, Alicante.JESÚS CISCAR

Direccines útiles

Guías de playas: www.mma.es (ver en Aguas Marinas y Litoral). Descripción detallada de cada playa, con grado de ocupación, condiciones de baño, fondeos, dotaciones de vigilancia, señalización de riesgos, teléfonos de policía local, puestos de Cruz Roja y Salvamento. Hospital más cercano. Accesos, plazas de aparcamiento. Puerto deportivo próximo.

Estado de las playas: www.aemet.es. Datos de viento, oleaje, temperaturas, índice de rayos ultravioleta, mareas en los puertos. www.canalmeteo.com: vientos, estado de la mar.

Calidad de las aguas: http://nayade.msc.es/Splayas.Ministerio de Sanidad.

Banderas azules: www.blueflag.org/blueflag/ 2008/Spain. Información detallada de las playas acreditadas con estamarca por su buena gestión medioambiental y calidad de sus aguas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS