Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apoyo unánime de las comunidades autónomas al Plan Estatal de Vivienda

Los representantes autonómicos coinciden en que el Gobierno ha intentado alcanzar un consenso que beneficie a todas las regiones

Los representantes de todas las comunidades autónomas que han asistido hoy a la Conferencia Sectorial sobre Vivienda han dado su apoyo unánime al Plan Estatal de Vivienda propuesto por el Gobierno para los próximos cuatro años. Así lo ha asegurado el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro, a los medios de comunicación tras asistir a la reunión y afirmar que "ha existido un acuerdo absoluto" de las autonomías.

Tras el encuentro con la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, varios representantes de las comunidades autónomas han destacado la "voluntad" del Gobierno por intentar alcanzar un consenso que beneficie a todas las regiones. Asimismo han coincidido en comentar la actitud flexible de Corredor a la hora de "adaptar el plan a las necesidades de las comunidades".

Corredor ha pedido a las comunidades autónomas que hagan llegar sus aportaciones al nuevo Plan Estatal de Vivienda 2009-2012 antes del verano para convocar una nueva conferencia sectorial en septiembre, donde profundizarán más en la redacción del Plan.

Amplio consenso y más flexibilidad

Corredor confía en que el Plan, que entrará en vigor en 2009, cuente con un "amplio consenso en su redacción" que permita que se apruebe de forma "mayoritaria o total". En este sentido, la titular de Vivienda ha recalcado la "buena disposición" de todas las autonomías y ha valorado la presencia de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) como representante de los ayuntamientos.

La titular de Vivienda quiere que el nuevo plan, que contará con la dotación presupuestaria "necesaria", tenga como principal característica la flexibilidad, es decir, que tenga "menos corsés", para hacer más eficaz su adaptación a los reglamentos autonómicos. Corredor ha explicado que el plan debe poder adaptarse a las peculiaridades autonómicas así como a la coyuntura económica de cada momento ya que, previsiblemente, habrá un punto de inflexión a finales de 2009 o principios de 2010.