Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca mejora sus beneficios un 10% y descarta la crisis

Las entidades financieras ganan 5.153 millones más hasta marzo a pesar del aumento de la morosidad y la limitación del crédito

Los grupos bancarios que operan en España ganaron 5.153 millones de euros en el primer trimestre del año, un 10% más que en el mismo periodo de 2007, a pesar de la desaceleración económica, que empieza a notarse en un incremento del morosidad y en un menor crecimiento del crédito.

Sin embargo, el secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), Pedro Pablo Villasante, ha calificado hoy la situación económica española como de "desaceleración fuerte, intensa y profunda", pero se ha resistido a hablar de que exista una crisis.

Según ha explicado Villasante, los beneficios de los bancos españoles fueron de "una gran calidad" puesto que procedieron de la actividad comercial ordinaria, pese a las dificultades "crecientes" del entorno económico y financiero.

Los créditos a la clientela aumentaron un 8,8%, hasta 1,16 billones de euros, aunque la calidad de los mismos empeoró, ya que la morosidad se situó en el 1,20%, frente al 0,91% de un año antes, mientras que los depósitos lo hicieron a un ritmo aún más suave, del 6,5%, hasta alcanzar los 757.054 millones de euros.

La banca española también está en una posición mucho mejor que la de otros países en cuanto a cobertura para posibles insolvenias, pese a que el incremento de la mora ha hecho bajar estas reservas, que a cierre de marzo estaban en el 197%, aunque aún están altas, ya que casi duplican el saldo de activos dudosos, ha explicado Villasante.

Asimismo, ha destacado la "equilibrada" posición financiera de la banca española, ya que entre enero y marzo sólo el 2,5% del crédito a la clientela estaba financiado por fondos procedentes de los mercados interbancarios, ha añadido.

En cualquier caso, ha insistido en que el restablecimiento de la confianza de los inversores y la vuelta a la normalidad de los mercados de capitales, que han estado cerrados durante meses, son indispensables para que la banca española pueda seguir atendiendo eficazmente las necesidades de financiación de la economía española.