Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE recorta hasta el 1,6% su previsión para España

La organización reduce nueve décimas sus cálculos y prevé que España crezca un 1,1% en 2009. -Solbes critica que no se ha tenido en cuenta el paquete de ayudas aprobado por el Gobierno

La Organización para la Cooperación el Desarrollo Económico (OCDE) ha recortado nueve décimas su previsión de crecimiento para la economía española en 2008 situándola en el 1,6%, y ha rebajado en 1,3 puntos la estimación para 2009, del 1,1%, según informó hoy la institución en sus previsiones económicas, presentadas hoy en París.

Las anteriores estimaciones de la institución, realizadas el pasado mes de diciembre, auguraban un crecimiento del 2,5% para 2008 y del 2,4% para 2009. Este drástico recorte de las previsiones obedece en gran parte a la ralentización del mercado inmobiliario y a la evidente desaceleración del crecimiento del PIB, que aumentó un 2,7% en el primer trimestre, una cifra bastante inferior al crecimiento de 2007, del 3,8%.

Frente a esta opinión, el vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, ha criticado hoy que los cálculos de la institución no han tenido en cuenta el paquete de ayudas aprobadas por el Gobierno, algunas de las cuales no han entrado todavía en vigor y que van a suponer una inyección de 10.000 millones de euros, así como el aumento de la inversión en obra pública.

En este sentido, Solbes ha asegurado que "somos conscientes de que estamos viviendo una situación de ajuste", pero "estamos relativamente optimistas" sobre "el saneamiento" de la economía española, para la que el ministro augura un crecimiento "ligeramente por encima del 2% este año".

Según sus cálculos, estas medidas incrementarán el consumo privado en un 0,7% este año y en un 1% el próximo, de forma que aportarán dos décimas de PIB suplementarias en 2008 y tres en 2009, ejercicios para los que el Gobierno español calcula un crecimiento de la economía del 2,3%.

Ladrillo y PIB

Este drástico recorte de las previsiones obedece en gran parte a la ralentización del mercado inmobiliario y a la evidente desaceleración del crecimiento del PIB, que aumentó un 2,7% en el primer trimestre, una cifra bastante inferior al crecimiento de 2007, del 3,8%.

Parece que la demanda doméstica, en particular la de consumo y la de inversión en construcción, fue menos dinámica", agrega la OCDE, que pronostica que la desaceleración del PIB se prolongará durante 18 meses más como consecuencia de la traslación del deterioro inmobiliario a la demanda doméstica.

Las expectativas de la OCDE son más pesimistas que las del Gobierno de Zapatero, que ha cifrado en el 2,3% el crecimiento para 2008 y 2009, y son también inferiores a los pronósticos del FMI, que pronosticó un crecimiento del 1,8% para 2008 y del 1,7% para 2009. La OCDE pronostica que la inflación seguirá elevada durante el ejercicio 2008 como consecuencia del encarecimiento de las materias primas y que se desacelerará en 2009 hasta alcanzar tasas interanuales cercanas al 3%, "todavía por encima de la media de la zona euro", ha explicado.

Sobre las cuentas públicas, el organismo subraya que el superávit del 2,2% en 2007 fue significativamente mayor de lo esperado", aunque espera que se reduzca la recaudación de impuestos como consecuencia del paquete de estímulos fiscales aprobado recientemente para reactivar la economía, mayor gasto en infraestructuras y un aumento de los subsidios destinados a la vivienda.

La institución cifra en 380.000 millones de dólares las pérdidas por las 'subprime'

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) cifró hoy en 380.000 millones de dólares (246.000 millones de euros) las pérdidas de las entidades bancarias vinculadas de manera directa o indirecta con la crisis subprime, según ha informado hoy la institución en su informe semestral de previsiones económicas.

Incluyendo otras entidades que no son bancos y firmas de inversión, las estimaciones de la OCDE del montante total de las depreciaciones de activos y pérdidas por los préstamos ligados a los créditos hipotecarios residenciales oscila entre los 350.000 y los 420.000 millones de dólares (246.000 y 271.000 millones de euros).

Más información