Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Panrico compra las galletas Artiach

La operación convierte a la propietaria de Donuts en la segunda empresa del mercado nacional de galletas

Panrico ha comprado a Kraft Foods el negocio de galletas de Artiach, según ha anunciado hoy la marca de pan y bollería en un comunicado, en el que no ha desvelado el importe de la operación.

La compra, que convierte a Panrico en la segunda empresa de galletas en España, incluye las marcas Chiquilín, Filipinos, Artinata, Artichoco, Articoco, Artiavellana, Artilimón, Artiturrón, Digesta, Princesa, Mini Princesa, Mila, Morena, Selección y Tentaciones, así como Marbú Dorada y Dinosaurus, que alcanzaron en 2007 una cifra de ventas de 70 millones de euros, con una cuota de mercado del 12%.

La operación incluye además la adquisición de la planta de producción de Orozko (Vizcaya), que cuenta con una plantilla de 240 personas y tiene "un alto nivel tecnológico y de certificación de calidad, y una importante capacidad de expansión".

Esta operación supondrá también la integración en Panrico de la totalidad de la división comercial de Artiach, que cuenta con 33 profesionales, y, según ha destacado la propia Artiach es consecuencia de la decisión adoptada el año pasado por la Comisión Europea, que autorizó la adquisición del negocio global de galletas de Groupe Danone -incluyendo el negocio de LU Iberia- por parte de Kraft, condicionada a la desinversión de un número limitado de sus marcas en España y Hungría.

"Con esta operación hemos dado un paso definitivo en el cumplimento de nuestro objetivo estratégico de crecimiento a través de adquisiciones" y "completamos nuestra oferta de productos", según ha afirmado el consejero delegado de Panrico, Joan Cornudella.

La compañía se fijó en marzo de 2006 el objetivo de vender sus activos en el extranjero (Grecia y China), abandonar su actividad exportadora y comprar empresas alimentarias en la Península ibérica antes de salir a Bolsa en 2010.

Tras un proceso de reestructuración industrial, que ha supuesto el cierre de algunas factorías, Panrico ha conseguido uno de sus principales objetivos previos a su estreno en el parqué con la compra del negocio de galletas de Artiach.

El grupo de pan de molde y bollería industrial pretende duplicar las ventas netas, pasando de los 550 millones de euros de 2005 a 1.000 millones, y alcanzar un beneficio operativo antes de impuestos, intereses y amortizaciones (Ebitda) de 200 millones en un plazo de cinco años, frente a los 83 millones de 2005, con vistas a situarse en el grupo de cabeza de la industria alimentaria española, junto con grupos como Ebro Puleva, Sos, Campofrío y Pescanova.

Panrico fue adquirida por la compañía británica de capital riesgo Apax Partners a mediados de 2005, y desde entonces se ha centrado en potenciar sus grandes marcas, entre las que destacan Donuts, y en la innovación de sus productos.

También ha desmantelado su red exportadora, que suministraba productos a países como Francia, Italia, Reino Unido, Países Bajos e incluso Australia, y ha vendido su sede central, situada en el exclusivo barrio de Pedralbes de Barcelona a Nuñez y Navarro y su fábrica de Villaverde (Madrid).

Actualmente, Panrico posee once fábricas en España y Portugal y un red comercial con más de 3.800 personas que se dedican mayoritriamente al reparto.