Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un polígono arrasa los terrenos de la familia Marichalar en Soria

El Ayuntamiento aprobará la polémica expropiación en abril a pesar de su proximidad con el yacimiento de Numancia

El Ayuntamiento de Soria aprobará en abril la expropiación de los terrenos en el paraje del Cabezo a la familia Marichalar para la construcción del polígono industrial Soria II, que promueve la Junta de Castilla y León a través de la empresa pública Gestrurcal.

El alcalde de Soria, Carlos Martínez, ha explicado en una rueda de prensa que los técnicos municipales han desestimado las alegaciones que la familia Marichalar había presentado al proyecto, que aluden a la proximidad con el yacimiento de Numancia y diversos bienes de interés cultural, y por tanto la expropiación "es definitiva".

De esta manera, los grupos municipales darán el visto bueno a la construcción del polígono en el próximo pleno municipal y, posteriormente, el expediente se remitirá a la Junta de Castilla y León, que es la institución que tiene que dar la aprobación definitiva al proyecto.

Martínez ha anunciado que no permitirán "que se pierda la inversión de treinta millones de euros", aunque en principio el grupo socialista prefería otra ubicación para esta obra.

En cuanto a la defensa de los afectados, la familia Maricharlar ha manifestado durante el litigio que en Soria existe oferta de suelo industrial para los próximos treinta años y por lo tanto no es necesaria esta construcción.

Otras instituciones como el Instituto de España, la Real Academia de la Historia y las Artes de San Fernando, las de la asociación de la defensa del patrimonio Hispania Nostra y de profesores del departamento de historia de la UNED, se han opuesto a la ubicación del polígono industrial en este paraje también por su proximidad con el yacimiento de Numancia y diversos bienes de interés cultural.

En cuanto a la defensa de los afectados, la familia Maricharlar ha manifestado durante el litigio que el polígono industrial Soria II, aprobado entre la ciudad de Soria y el Cerco y ruinas de la ciudad de Numancia, ocuparía 117 hectáreas de suelo rústico "de alto valor paisajístico, cultural, arqueológico y natural", sostienen.

La familia Marichalar propietaria de los terrenos ha denunciado al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León la "fraudulenta e irregular" operación urbanística autorizada en 2007 por el Ayuntamiento de Soria y por la Junta para la construcción del polígono, "pese a existir suficiente oferta de suelo industrial en la ciudad de Soria para los próximos 30 años, según el Plan General de Ordenación Urbana de Soria aprobado en 2006".

Concretamente Alfredo Jimeno, director del plan arqueológico de Numancia, ha asegurado recientemente que dentro del Plan Director del yacimiento se contempla la reconstrucción de algunos de los campamentos prehistóricos y que uno de ellos, el de La Rasa, quedaría sólo a 400 metros del proyectado polígono, mientras que el de Peñaredonda también se encontraría bastante cerca de las naves industriales.