Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bank of America compra la primera hipotecaria de EE UU por 2.707 millones

Countrywide fue una de las principales afectadas por el estadillo de la crisis crediticia

El segundo mayor banco comercial de Estados Unidos, Bank of America (BoA), ha llegado a un acuerdo para la compra de la principal entidad hipotecaria privada del país, Countrywide Financial, por 4.000 millones de dólares (2.707 millones de euros) en acciones. En este sentido, Countrywide ha sido una de las principales damnificadas por el estallido de la crisis de las hipotecas subprime en verano y su viabilidad ha sido puesta en entredicho desde entonces.

Tras confirmar el cierre del acuerdo, BoA ha destacado que éste ha sido aprobado por los consejos de administración de ambas entidades y que aún requiere la autorización por parte de los reguladores, así como de los accionistas de Countrywide.

Bajo los términos del acuerdo alcanzado, los accionistas de Countrywide percibirán 1,822 acciones de BoA por cada título de la firma hipotecaria.

Asimismo, la entidad bancaria ha señalado que prevé cerrar la transacción en el tercer trimestre de 2008 y que la operación no tendrá efecto sobre los ingresos del banco en 2008, excluyendo los costes de fusión y reestructuración.

Bank of America prevé ahorrar costes por alrededor de 670 millones de dólares (453 millones de euros) gracias a esta operación, de los que aproximadamente un tercio serán contabilizados en el ejercicio 2009 y dos tercios en el de 2010.

BoA ha indicado que tras la adquisición de Countrywide se convertirá en la mayor entidad hipotecaria de EEUU y permitirá beneficiarse a la entidad radicada en Calabasas de la estabilidad de formar parte de una de las mayores y financieramente fuertes instituciones del país.

"Countrywide representa la excepcional oportunidad para Bank of America de incorporar la que creemos que es la mejor plataforma hipotecaria doméstica a un precio atractivo para afirmar nuestra posición como primer prestamista comercial del país", ha dicho el presidente y consejero delegado de Bank of America, Kenneth D. Lewis.

"Los clientes de Countrywide accederán a un amplio abanico de productos de consumo, incluyendo tarjetas de crédito y servicios de depósitos. La propiedad inmobiliaria es uno de los pilares fundamentales de la economía de Estados Unidos y con el tiempo será un área fundamental de Bank of America", ha añadido Lewis.

Por otro lado, el banco ha afirmado que tras la fusión, la nueva entidad abandonará el negocio de concesión de hipotecas subprime y ha mostrado su disposición a seguir trabajando junto a las autoridades para explorar nuevas iniciativas que ayuden a los consumidores afectados por la crisis hipotecaria a conservar sus hogares.

El anuncio del acuerdo entre los dos gigantes financieros de Estados Unidos se produce menos de cinco meses después de que el pasado 23 de agosto Bank of America realizara una "inversión estratégica" de 2.000 millones de dólares (1.472 millones de euros) en acciones preferentes convertibles sin derecho a voto de Countrywide Financial, que le convertían en el principal accionista de la hipotecaria con un 16% del capital social.

La entidad radicada en Calabasas ha sido una de las principales damnificadas por el estallido de la crisis de las hipotecas subprime en EEUU y se ha visto involucrada en los últimos meses en continuos rumores que ponían en duda la viabilidad de la firma, lo que ha hundido la cotización de sus acciones que perdieron un 87% de su valor durante el año pasado.

En concreto, a comienzos de esta semana, Countrywide emitió un comunicado en el que reiteraba que no existía fundamento alguno en los rumores que señalaban que la entidad planeaba declararse en bancarrota.

La concesionaria de hipotecas, que presentará sus cuentas anuales el próximo 29 de enero, perdió 1.200 millones de dólares (816 millones de euros) en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal, sus primeras pérdidas trimestrales en un cuarto de siglo, frente al beneficio neto de 647 millones de dólares (440 millones de euros) en el mismo periodo de 2006.

Otro afectado por la crisis, el Northern Rock, vende activos por a JP Morgan por 3.000 millones

La entidad británica Northern Rock ha vendido activos hipotecarios procedentes de su unidad Lifetime por valor de 2.250 millones de libras (3.000 millones de euros) a la entidad estadounidense JPMorgan, lo que supone un primer paso para cancelar su ingente deuda con el Banco de Inglaterra, según ha informado hoy la prensa británica.

La medida ha sido percibida como una señal de que comienzan a surgir compradores para los activos inmobiliarios del banco británico, que siempre han tenido consideración de buena calidad.

Sin embargo, emergen nuevas preocupaciones sobre que Northern Rock haya vendido sus activos de mejor calidad, dejando al Gobierno y a los accionistas con una cartera menos atractiva.

Más información