Reportaje:

Energía verde, una inversión de moda pero cada vez más cara

Los próximos estrenos de Iberdrola Renovables o Eolia auguran buena rentabilidad aunque a precios altos

Para aquellos que busquen nuevas oportunidades de inversión en Bolsa, las empresas dedicadas a las energías renovables se perfilan como un sector de gran atractivo. Los sucesivos máximos históricos del petróleo, unidos a una legislación que potencia cada vez más la generación de energías limpias, además de la búsqueda de alternativas debida a la concienciación sobre el cambio climático crean un contexto propicio para el auge de estas compañías. El buen comportamiento bursátil de las compañías dedicadas a las energías limpias augura un buen futuro para los próximos debuts de Eolia e Iberdrola Renovables. Los expertos coinciden en que, a corto plazo, ofrecerán rentabilidades espectaculares, pero el precio de sus acciones experimentará un 'rally alcista'.

Más información

Las empresas energéticas con divisiones de renovables que ya cotizan en Bolsa están demostrando un comportamiento excepcional. En un año, Iberdrola se ha revalorizado un 38%, Acciona un 53% y Gamesa un 55%. Las rentabilidades son aún más espectaculares en los casos de Solaria, que desde que saltó al parqué en junio se ha disparado un 130%, y de Fersa, que en doce meses ha conseguido repuntar más de un 200%.

Si se cumplen los pronósticos, a principios de diciembre debutará en Bolsa la filial de energías limpias de Iberdrola, Iberdrola Renovables. La matriz es la segunda mayor productora de electricidad de España y su filial de renovables es la mayor propietaria mundial de parques eólicos. En 2006, esta división de renovables reportó a Iberdrola un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 557 millones de euros.

La salida a Bolsa de Iberdrola Renovables está causando gran expectación en el mercado. De momento se conoce ya la valoración de la compañía, que oscilará entre los 22.388 y los 29.568 millones de euros una vez que realice su ampliación de capital. Esta banda se sitúa incluso por encima del rango que pronosticaba el mercado; Banco Santander estimaba que el valor de Iberdrola Renovables se situaría entre los 20.319 y los 24.608 millones, Caja Madrid lo calculaba entre los 21.500 y los 25.800 y Norbolsa, la más optimista, estimaba que pudiera llegar hasta los 28.000 millones.

"Si Iberdrola Renovables es el Goliat, Eolia es el David; pequeños productores unidos para ganar masa crítica", según señalan desde esta compañía. Eolia es la suma de 22 sociedades, de los cuales 37 son proyectos de energía eólica y seis de energía solar. El proyecto de salida a Bolsa de Eolia, respaldado por la sociedad de capital riesgo N+1, lleva más de dos años sonando. Su objetivo era empezar a cotizar antes de que acabara el 2007 pero de momento, debido al gran número de compañías que van a saltar al parqué, no hay ningún calendario fijado y lo más seguro es que se retrase. Fuentes del mercado consideran que la colocación será modesta en tamaño y posiblemente sólo institucional, sin tramo minorista.

Buenas perspectivas de futuro

La Unión Europea ha fijado el objetivo de que en el año 2020 el 20% del consumo energético lo suministren fuentes de energía renovables. En España, el vigente Plan de Energías Renovables establece que en 2010 ya se debería alcanzar un 12%, aunque los especialistas reconocen que no se llegará a esta cuota a tiempo. Los expertos coinciden en señalar que las perspectivas de futuro las empresas de renovables son muy halagüeñas, con tasas de crecimiento superiores al 10% e incluso del 20% en el caso de la energía eólica, en la que España es líder mundial.

Por otro lado, admiten que el mercado español está muy maduro y hay una cierta saturación; de aquí a cinco años ya están adjudicada la potencia que se va construir y, por ejemplo, la lista de espera para instalar nuevos aerogeneradores es de tres años. Por eso las compañías apuestan por crecer en tamaño con la absorción de otros productores y por diversificar en el exterior.

El sector de las energías renovables se ha beneficiado de la crisis hipotecaria y crediticia de los últimos meses. Con la desaceleración del mercado inmobiliario, ha habido un traspaso de inversiones desde este sector al de energías limpias. Tras el buen comportamiento bursátil de las compañías que ya cotizan, los analistas auguran un potencial interesante para este sector y más con la inminente salida a Bolsa de Iberdrola Renovables y de Eolia, que podrían desencadenar un rally alcista en estas compañías.

A la hora de invertir en empresas de energías renovables hay dos opciones, o apostar en Bolsa por las compañías que cotizan o realizar inversiones directas (como puede ser participar en un parque fotovoltaico o en la producción de biodiésel). Para el primer caso, Juan Ramón Caridad, de Atlas Capital, considera que es un buen momento para invertir, aprovechando la bajada de los tipos de interés y los niveles del crudo.

Eso sí, recomienda evitar las grandes compañías energéticas que tienen filiales de renovables; "al igual que en el Oeste, se enriquecieron más los vendedores de palas que los buscadores de oro, recomendamos no centrarse en compañías que directamente explotan la energía, sino en los servicios complementarios a estas industrias". En cuanto a la inversión directa en empresas no cotizadas, este analista señala que las rentabilidades serán muy espectaculares, pero advierte del gran endeudamiento que implican.

¿Invertir o no invertir?

Los expertos coinciden en una advertencia: la inversión en energías renovables puede ofrecer rentabilidades muy altas, pero los precios son caros. Cuando Solaria salió a Bolsa hace cinco meses, debutó a un precio de 9,50 euros y ahora cotiza casi al doble, a 18,84 euros por acción.

Desde Atlas Capital, a largo plazo se recomienda que las inversiones en renovables tengan un peso reducido en cartera (alrededor de un 5%), ya que dependen mucho de la conducta de la renta variable. Iván San Félix, analista de Renta 4, aconseja mucha cautela, porque cotizan a múltiplos caros: "Es mejor esperar a que haya algún recorte". De la misma opinión es el gestor de renta variable de Inversis, Julián Coca: "Es un sector muy volátil, preferiríamos esperar a, por ejemplo, que Gamesa cayera a 31 euros o Acciona estuviera alrededor de los 210".

En cualquier caso, es un buen momento para estas compañías para comenzar a cotizar en Bolsa. Las que ya lo hacen han demostrado un buen comportamiento durante las correcciones bursátiles de este año y la opinión más compartida es que a corto plazo tienen una gran capacidad para generar beneficios.

Lo más visto en...

Top 50