La más rica de China con sólo 26 años

Se trata de la heredera de uno de los magnates inmobiliarios del país, un colectivo que copa la lista de Forbes en China

Se llama Yang Huiyan, tiene 26 años y es la heredera de uno de los mayores promotores inmobiliarios chinos. Ella lidera este año la lista de Forbes como la más rica de China, con un patrimonio de 16.000 millones de dólares (unos 11.340 millones de euros), en una lista copada por estos nuevos "terratenientes". Su padre, que trabajó como granjero y albañil antes de amasar su fortuna, le cedió las participaciones de su inmobiliaria, la Country Garden Holdings Company Limited, hace dos años.

Yang Huiyan, una de las tres hijas de Yang Guoqiang, repite honor este año en un país donde la especulación inmobiliaria sigue campando a sus anchas. La heredera de Country Garden Holdings Company Limited ya fue reconocida como la más rica de China por la misma revista económica a principios de este año, después de que heredara en el 2005 las acciones de su padre en la inmobiliaria, con sede en Cantón.

La incursión de estos magnates de los terrenos en la lista de los multimillonarios del planeta demuestra, en opinión de la propia publicación, que los esfuerzos de Pekín por frenar la especulación inmobiliaria son infructuosos. La fortuna de Yang duplica la del segundo chino más rico, Hui Wing Mau, de la hongkonesa Shimao Property Holdings, cuya fortuna se valora en 7.300 millones de dólares.

El cuarto más rico de China es otro promotor inmobiliario, Zhang Li, de la cantonesa Guangzhou R&F Properties, con 4.750 millones de dólares, en una lista de 40 billonarios de los que 13 son agentes de la propiedad.

Cada vez más ricos

La tendencia entre estos ricos es que su fortuna siga en aumento, ya que la totalidad de los 40 relacionados tienen más de mil millones de dólares de patrimonio este año, frente a los 15 de la lista del año pasado.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Su fortuna conjunta es de 120.000 millones de dólares, respecto a los 38.000 millones del 2006 y frente a los 628.000 millones de los americanos más ricos.

El paso de una economía planificada a otra de mercado ha obligado a la sociedad china a comprar vivienda, un derecho que antes proveían las empresas estatales, al tiempo que una masa de más de 150 millones de inmigrantes de las áreas rurales se ha desplazado a las ciudades en la última década.

Estas circunstancias convierten al sector inmobiliario chino en uno de los más boyantes del planeta, a pesar de que la tierra sigue perteneciendo en China al Estado comunista. El aumento de expropiaciones de terrenos para desarrollo inmobiliario e industrial es uno de los mayores motivos de conflicto social en China.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS