Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE mantiene los tipos de interés en un 4% para la zona euro

Los analistas ya preveína el estancamiento de la tasa ante la crisis financiera

El Banco Central Europeo (BCE) ha optado por la prudencia y ha decidido mantener los tipos de interés para la zona del euro en un 4%, ha informado la entidad en Fráncfort. La contención llega después de haber aplicado en junio una subida de un cuarto de punto que situó el precio del dinero en el nivel más alto desde agosto de 2001. Todos los actores del ámbito financiero aguardaban que el organismo mantuviera los tipos a ese nivel debido a la ralentización del crecimiento económico y a las tensiones en el mercado de dinero. El presidente del organismo, Jean Claude Trichet, comparecerá a las 14.30 horas para explicar los motivos de la decisión y para dar orientaciones sobre los próximos movimientos en el precio del dinero.

La crisis del mercado del crédito provocada por el desplome del sector ''subprime'' norteamericano ha hecho que, por el momento, la institución decida mantener el precio del dinero estable a la espera de la evolución de los mercados financieros. De hecho, durante agosto y septiembre, el BCE tuvo que inyectar liquidez en el mercado.

Todo ello ha contribuido a señalar la prudencia como la mejor estrategia a seguir. Los analistas han coincidido en descartar que se aplique una nueva subida del precio del dinero en el presente ejercicio. Concretamente, desde el servicio de estudios de Caja Madrid, la analista Hortensia López, ha señalado que desde su departamento prevén que el BCE siga "en la misma tónica hasta finales de año" y no acometa más subidas durante 2007.

Standard & Poor''s ha coincidido con el equipo de Caja Madrid y ha pronosticado que el BCE debería mantener los tipos a su nivel actual (4%) durante el resto del año. Ha afirmado que la tendencia a un recorte de los mismos en la primera parte de 2008 aparece cada vez mas remota.

Por otro lado, desde Goldman Sachs también se ha dibujado un escenario de estabilidad de tipos y se ha descartado que el BCE, a pesar de los efectos de la crisis financiera, opte por recortar los tipos en 25 puntos porcentuales durante los próximos seis meses, tal y como se ha estimado en algunos círculos financieros.

Riesgos sobre la inflación

Al BCE le resultará cada vez más difícil tomar decisiones a largo plazo, no sólo porque las preocupaciones sobre la inflación no hayan desaparecido, sino porque, la subida en los precios del crudo se reflejará en mayores tasas de inflación. Porque, a pesar de que la fortaleza del euro juega a favor de Europa en el mercado del petróleo, al comprarse la materia prima en dólares, la subida es lo suficientemente considerable como para impactar negativamente en el IPC comunitario.

Según las últimas estimaciones de Eurostat, la inflación interanual de la zona euro se situó en septiembre en el 2,1%, cuatro décimas más que en agosto y una décima por encima del objetivo oficial del BCE, del 2%.

La propia institución reconoce que espera que el IPC comunitario repunte durante los últimos meses del año, más ahora que el precio del Brent, que marcó máximos la pasada semana ronda los 77 euros el barril tras superar los 80 dólares la pasada semana.

Más información