Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El regulador francés señala que toda la cúpula de EADS usó información privilegiada

Le Figaro publica el informe enviado a la justicia sobre la venta de acciones ante los problemas del A380

La Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) francesa, órgano de control bursátil, considera que toda la cúpula directiva del consorcio aeroespacial EADS y del fabricante de aviones Airbus recurrió a información privilegiada para vender sus títulos antes de hacer públicas las dificultades en varios programas. El informe preliminar de la AMF enviado a la justicia francesa y publicado hoy por el diario galo Le Figaro se remonta al pasado mes de mayo. Fue entonces cuando el 85% de los 800 dirigentes de EADS vendió sus acciones antes de que el retraso en las entregas del avión A380 fuese de dominio público.

El 13 de junio de 2006 EADS y Airbus informaron de retrasos en el programa del avión gigante A380. El impacto en Bolsa fue inmediato y el valor de los títulos del consorcio se redujo hasta un 26% al día siguiente y, más de un año después, todavía no ha recuperado su antiguo nivel. Pero cuando esto ocurrió, una veintena de directivos de las empresas ya habían vendido parte de sus acciones, según la investigación de la autoridad bursátil.

En principio la AMF había identificado a unos 1.200 accionistas de EADS que habían vendido más de diez millones de acciones durante el año anterior a la publicación de los problemas. Gracias a la maniobra, los inversores embolsaron unos noventa millones de euros de plusvalías. Pero, ante la dificultad de analizar todos esos casos en un plazo razonable el órgano de control decidió estrechar el cerco y examinar a veintiún directivos de EADS y Airbus y de los principales accionistas del consorcio. Además, catorce de los veintiún directivos no habían vendido acciones con anterioridad.

Responsables

Dentro de ese grupo de investigados se encuentran los que entonces eran co-presidentes de EADS, Nöel Forgeard y Thomas Enders (actual presidente de Airbus), el director general delegado, Jean-Paul Gut y los integrantes del comité ejecutivo, mientras que en Airbus el informe identifica, entre otros, al que fuera director general, Gustav Humbert.

En la investigación figuran también los principales accionistas privados de EADS, el grupo francés Lagardère y el alemán Daimler-Chrysler. Ambos son accionistas privados de referencia en el consorcio y ambos se deshicieron el pasado 20 de marzo del 7,5% del capital de EADS. De este modo, redujeron su presencia a la mitad y obtuvieron cerca de 2.000 millones de euros cada uno, casi el doble de lo que habrían obtenido de haber realizado la operación tras conocerse los retrasos del A380.