Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quiebra el décimo banco hipotecario de EE UU

La entidad American Home Mortgage se ha visto seriamente afectada por la crisis hipotecaria y despedirá a 7.000 empleados

La entidad financiera estadounidense American Home Mortgage (AHM), la décima del país especializada en prestamos hipotecarios para la adquisición de vivienda, se ha declarado hoy en bancarrota tras haber anunciado el pasado jueves el despido de aproximadamente el 90% de su plantilla, según informa el diario ''The Wall Street Journal''.

La compañía ha registrado en un Tribunal de quiebras de Wilmington (Delaware) una solicitud del llamado ''capítulo 11'' de la ley de quiebras del país. La firma financiera radicada en Melville anunció el pasado jueves que abandonaba el negocio hipotecario y el despido de unos 7.000 empleados, reduciendo su plantilla a unos 750 trabajadores en labores de mantenimiento y contables.

La decisión de la entidad se ha producido al no poder cumplir con obligaciones pendientes por más de 100 millones de dólares con unos 100.000 acreedores. La empresa se declaró en bancarrota ante un tribunal de Wilmington, Delaware, y ha declarado tener activos por más de 100 millones de dólares. La semana pasada la compañía señaló ya que tenía problemas para cumplir obligaciones con sus acreedores por unos 800 millones de dólares.

Gestionando créditos desde 1987

La empresa fue fundada en 1987 y se considera una de las mayores que brindan crédito a clientes que tienen buen historial de cumplimiento de sus compromisos de deuda, pero que no logran conseguir créditos preferenciales en bancos o instituciones financieras.

El año pasado, American Home Mortgage negoció créditos hipotecarios por unos 59.000 millones de dólares, lo que la convirtió en la décima mayor entre las firmas que prestan estos servicios de crédito en EEUU. Entre los acreedores de la compañía figuran varias de las mayores firmas de Wall Street, como Deutsche Bank y JP Morgan Chase.

Esta mañana las acciones de la empresa perdían un 36,69% y se colocaban a 0,44 dólares, tras la caída del 48% del viernes. Antes de que la empresa comunicara sus problemas para cubrir sus posiciones financieras a fines de julio, sus títulos se negociabanen torno a los diez dólares.

Este anuncio se suma a las recientes noticias que alertan de un parón brusco en el sector inmobiliario de la primera potencia mundial.