A vueltas con los créditos 'sub prime'

Estas hipotecas incorporan tipos de interés elevados y son consideradas de alto riesgo

En los primeros meses de este año se habló, y mucho, de las hipotecas sub prime, productos ofrecidos a clientes que no pueden acceder a la financiación hipotecaria "convencional" a través de los canales tradicionales por tener un mal historial crediticio (ser malos pagadores) o por no poder justificar ingresos suficientes. Suelen incorporar tipos de interés elevados y, a menudo, aparcan una parte sustancial de la deuda total hasta el final de su duración, momento en el cual deben devolverla íntegramente.

Deutsche Bank ha lanzado un préstamo que otorga una financiación de hasta el 120% y admite el impago de deudas

En Estados Unidos, muchas de las compañías que otorgaban créditos de estas características, ante la subida de los tipos de interés y la desaceleración de su mercado inmobiliario (lo que provocaba que, en ocasiones, la venta del inmueble no cubriera la deuda), vieron cómo sus morosos aumentaban de forma llamativa. Entraron en crisis y cerca de un centenar quebró o pasó a ser engullida por entidades más solventes.

Durante unas semanas se temió que esta crisis se extendiera por Europa. También se habló de su posible repercusión en España. Desde casi todos los organismos oficiales y entidades financieras se lanzaron mensajes de tranquilidad, que aún hoy se repiten.

"En España, no existe en la actualidad oferta de productos financieros comparables. Los más parecidos en cuanto a la percepción de mayor riesgo que el tradicional son las hipotecas destinadas a la reunificación de deudas o a refinanciaciones ofrecidas sólo por algunos establecimientos financieros de crédito (EFC) ?su tasa de mora se situaba en el 3,3%, frente al 0,46% del total del sistema en el primer trimestre de 2007? que aglutinan tan sólo el 1% del total de los saldos hipotecarios, un porcentaje siete veces menor que los préstamos sub prime americanos", dice BBVA en su último informe inmobiliario.

Sin fronteras

Pero dos noticias han vuelto a sacar a la palestra este tipo de hipotecas. Por un lado, Deutsche Bank, a través de su filial DB Crédito, ha lanzado un préstamo considerado por los expertos sub prime. Se trata de la hipoteca sin fronteras, que otorga una financiación de hasta el 120% del valor de la vivienda, siempre que se cuente con unos ingresos mensuales superiores a 600 euros y una antigüedad laboral de más de 12 meses. Se admite incluso alguna incidencia comercial de impago de deudas.

Su plazo es de hasta 45 años, pueden pagarse sólo intereses durante tres años y no exige aval ni domiciliación de nómina. Puede destinarse a la compra de la primera y segunda vivienda, la consolidación y refinanciación de deudas e incluso a una segunda hipoteca.

Por otro, la consultora de servicios financieros Oliver Wyman, en colaboración con Fortis y la Asociación Europea de Gestión Financiera y del Marketing (Efema), ha realizado un informe cuya principal conclusión es que los créditos sub prime ganarán peso en España por dos razones: porque parte de la población no puede acceder a las hipotecas tradicionales y porque se espera un aumento de los intermediarios en el mercado hipotecario de alto riesgo.

¿En qué medida podría afectar esta situación al mercado financiero? Es una pregunta, por el momento, sin respuesta, sobre todo teniendo en cuenta que en España existe un concepto bastante elástico de lo que es un crédito sub prime. Aunque no se deben incluir en este grupo los créditos que financian más del 80% del valor de la vivienda y menos si cuentan con un seguro de crédito hipotecario.

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50