Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las exigencias de Kyoto pueden provocar la deslocalización de empresas españolas

El Instituto de Estudios Económicos teme que las compañías huyan a países que, como Marruecos, no están sujetos a compromisos derivados del Protocolo.

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ha advertido hoy de que las obligaciones impuestas por el Protocolo de Kyoto a las empresas podrían provocar un aumento en las deslocalizaciones de empresas españolas hacia los países que no están sujetos a compromisos derivados del citado Protocolo, como es el caso de Marruecos.

Según explica la revista del IEE 'Mitos y Realidades del cambio climático', promovida por la Real Sociedad Geográfica y presentada esta misma tarde, es patente la dificultad que actualmente afronta nuestro país para lograr el cumplimiento de los compromisos adquiridos con la firma del tratado de Kyoto. El estudio, compuesto por once ensayos de expertos en el ámbito geográfico y económico, analiza esta cuestión desde una perspectiva científica.

Algunas de los problemas fundamentales que han de corregirse pasan, según el informe, por reducir la actual dependencia energética, así como el crecimiento desbordado de la edificación de viviendas, y la puesta en marcha de una regulación que controle y limite las emisiones en el sector del transporte.

La repercusión económica de los efectos del cumplimiento de los límites impuestos por Kyoto en lo que se ha dado a llamar como 'mercado de emisiones', que comenzó a funcionar durante 2005, es, según el IEE, difícil de calcular con precisión, algo que también ocurre con las pérdidas que se derivarán de la obligación de las empresas de comprar permisos por el 7% de las reducciones comprometidas.

Sin embargo, a medida que se acerque la fecha del cumplimiento de estos compromisos ecológicos por parte de las empresas -2012-, el IEE prevé que los precios de estos permisos se incrementarán considerablemente, afectando de manera negativa a las compañías españolas, que tendrán que adquirir gran cantidad de ellos para poder cumplir con Kyoto.