Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México garantizará un precio asequible en los productos básicos

El Gobierno intenta impedir que se repita la ‘crisis de la tortilla’

El secretario (ministro) mexicano de Economía, Eduardo Sojo, se comprometió ayer en Londres a garantizar que se mantengan asequibles los precios de productos básicos como la leche, los huevos o la carne tras la crisis que provocó recientemente el alza del coste de la tortilla de maíz.

En declaraciones tras una reunión con potenciales inversores británicos, Sojo dijo que su Gobierno “estará muy cerca de la cadena productiva” para impedir que las oscilaciones del mercado repercutan en los más desfavorecidos.

El conflicto por el posible aumento de los precios de los productos básicos comenzó con la tortilla de maíz, sustento de los mexicanos pobres, que en las últimas semanas superó los 10 pesos (69 céntimos de euro).

Además, según datos del Banco de México, la inflación subyacente, que incluye la canasta básica, fue del 0,35% en la primera quincena de enero, un 0,23% más que en el mismo periodo del año anterior.

Para frenar la crisis de la tortilla, que provocó varias manifestaciones de la izquierda, el Gobierno de Felipe Calderón autorizó la importación inmediata de 650.000 toneladas de cereal y convino con los integrantes de la cadena productiva de la tortilla fijar un precio máximo de venta de 8,5 pesos.

“Lo que hicimos con el maíz y la tortilla lo vamos a hacer con la leche, el pollo, la carne y los huevos en las próximas semanas, para garantizar precios asequibles y tratar de ordenar el mercado”, declaró Sojo.

“Es una situación difícil, pero que nos viene de fuera, por la interrelación entre los mercados”, añadió, y aseguró que el Gobierno prevé “apoyar a las familias de menores ingresos”, con medidas como el programa de oportunidades energéticas, el seguro popular y un incremento en becas.

Además de colaborar con los productores y comercializadores para controlar las alzas de precios, el secretario destacó la importancia de incentivar también la productividad de los cultivos de maíz en su país, que actualmente “es muy baja, de 2,9 toneladas por hectárea, frente a las nueve de otros países”.

Sobre la posibilidad, planteada por productores agroalimentarios mexicanos y criticada por organizaciones no gubernamentales como Greenpeace, de cultivar productos transgénicos, Sojo apuntó que “es un tema que se discute”. “Un equipo de Gobierno está analizando la posible producción en ciertas áreas controladas”, precisó.

Una delegación del Gobierno mexicano, encabezada por el presidente, Felipe Calderón, participó ayer en una visita de un día al Reino Unido, que se enmarca en una gira por Europa que anoche les llevó a España.