Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU eleva al 2,9% el crecimiento económico en el segundo trimestre

El PIB creció cuatro décimas más de lo previsto en julio por el Departamento de Comercio estadounidense

El Producto Interior Bruto (PIB) de EE UU creció un 2,9% en el segundo trimestre del año, cuatro décimas más de lo adelantado en julio. Unas cifras muy por debajo del fuerte crecimiento del 5,6% experimentado en el primer trimestre de 2006, ha anunciado el Departamento de Comercio norteamericano.

La desaceleración de la primera economía del mundo está siendo más suave de lo que pronosticaban los analistas. Entre las causas que han propiciado el freno del crecimiento en el segundo tramo del año están la caída del consumo de bienes duraderos, una menor inversión de equipamiento y "software" y la disminución del gasto público.

En todo caso, el resultado del segundo trimestre supera el 1,8% del cuarto trimestre de 2005, cuando el país intentaba recuperarse de los efectos del huracán Katrina. El PIB había estado creciendo hasta ese momento por encima del 3%.

Dentro de la balanza comercial, cuyo déficit preocupa especialmente al Gobierno estadounidense, se produjo un alivio en el trimestre. Las exportaciones aumentaron un 5,1% y las importaciones, un 0,6%, el ritmo más bajo desde la caída del 5% en el primer trimestre de 2003.

El gasto público aumentó un 0,9%, frente al 4,9% del trimestre anterior, aunque muy por encima del descenso del 0,1% del cuarto trimestre de 2005. Por otro lado, la venta final de ordenadores contribuyó en 0,05 puntos al resultado final, frente a los 0,07 puntos del trimestre anterior.

El PIB mide el valor de todos los bienes y servicios producidos en Estados Unidos y se considera el mejor indicador del rendimiento de la economía. El Gobierno estadounidense también utiliza como indicador el PIB real -bienes y servicios producidos por los trabajadores y propiedades de residentes de EE UU-, cuyo crecimiento fue del 2,6%, frente al 6,1% del trimestre anterior.

Por otro parte, la inflación subyacente, que excluye energía y alimentos, se situó en el 2,8%, frente al 2,1% del trimestre anterior. Este incremento supera al del primer trimestre de 2001 y es el mayor desde el tercer trimestre de 1994, cuando se alcanzó el 3,2%.