Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas rechaza aumentar las importaciones de aceite de oliva de países ajenos a la UE

La Comisión Europea rechazó así la petición de Suecia, Reino Unido, República Checa, Polonia, Lituania y Eslovaquia, que reclamaron durante el Consejo de la UE actuaciones que favorezcan la importación de aceite y contribuyan a una rebaja de los precios del producto.

La Comisión Europea ha denegado hoy las medidas pedidas por Suecia, Reino Unido, República Checa, Polonia, Lituania y Eslovaquia, que proponían aumentar el margen permitido de importaciones de aceite de oliva hacia la UE desde terceros países. Bruselas se colocó así del lado de España y el resto de estados olivareros, a los que hubieran afectado de manera muy negativa las medidas propuestas conducentes a conseguir una bajada de los precios.

La comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, no aceptó las peticiones de los citados países, que reclamaron durante el último Consejo de la UE actuaciones que favorezcan la importación de aceite y contribuyan a una rebaja de los precios del producto. Estos seis países pidieron, en concreto, recortar los aranceles en aduana y la apertura de un cupo de importación, porque consideran que de esta forma caerán las actualmente "cotizaciones altas" del aceite.

Para ello, alegaron que los precios del aceite de oliva se han situado de manera continuada entre un 33% y un 46% por encima de los niveles de referencia considerados normales en la legislación comunitaria y que se tienen en cuenta para aplicar medidas extraordinarias. Por el contrario, los países productores como España -que obtiene el 50% del aceite de oliva mundial-, Malta, Italia, Chipre, Portugal, Francia y Grecia se opusieron a cualquier medida que favorezca un incremento de la entrada de aceite al mercado comunitario.

La ministra española de Agricultura, Elena Espinosa, afirmó que no se justifica un nuevo contingente, pues los últimos datos apuntan a una caída del 23% del precio en origen, la pasada semana, aunque cualquier descenso tarda unos días en trasladarse a la cantidad que paga el consumidor. Por otra parte, España y otros países indicaron que las previsiones de cosecha para la campaña que viene, que comienza el 1 de noviembre, apuntan a una producción muy abundante, por lo que en el mercado habrá existencias suficientes y no hace falta abrir un nuevo cupo.

Cosecha atípica

La comisaria afirmó, en rueda de prensa, que esta temporada ha sido "atípica", debido a que la situación climática en España y Portugal "no ha sido buena" y por consiguiente, los precios subieron como consecuencia de la escasa producción. Fischer Boel sugirió también que en el mercado se está produciendo un descenso de los precios "como consecuencia de un menor consumo" y que esto equilibrará el comercio, por lo que no ve necesario cambiar nada para promover más importaciones.

Durante el Consejo, la CE y los productores alegaron además que recientemente el Comité de Gestión de la UE ha aprobado una decisión que facilita las importaciones de aceite de oliva de Túnez. Esto significa que Túnez podrá utilizar el contingente de exportación de aceite de oliva al mercado comunitario (56.700 toneladas por campaña) de forma más flexible, pues antes podía enviar un máximo de 10.000 toneladas mensuales y ahora podrá repartir sus ventas como quiera, entre mayo y octubre.

El consejero andaluz de Agricultura, Isaías Pérez Saldaña, manifestó que impulsar medidas para ampliar las importaciones de aceite de oliva son iniciativas "que no tienen ningún fin" porque no influirían en los precios. Pérez Saldaña representa durante este semestre a las comunidades autónomas (CCAA) en el Consejo de la UE.