Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft defiende ante la UE que todos los sistemas operativos tienen sus propios reproductores

Bruselas intenta demostrar que la firma de Bill Gates abusó de su posición dominante

Un gigante contra otro. La Unión Europea acusa a Microsoft de abuso de posición dominante y le ha impuesto dos castigos: una multa de 497,2 millones de euros y la obligación de compartir información con sus competidores. Microsoft amenaza con que el litigio desmotive a los empresarios con ganas de invertir en innovación. 13 jueces de 13 nacionalidades. Cinco días de audiencia. Y el resultado fijará las reglas de mercado del sector. Durante la primera jornada las posturas de los últimos meses se han reafirmado: la Comisión Europea ha reprochado a la firma de Bill Gates por hundir a la competencia y ésta se ha defendido diciendo que todos los sistemas operativos en el mercado incorporan su propio reproductor.

Desde marzo de 2004, la Comisión Europea exige a Microsoft que comercialice una versión de Windows desprovista del reproductor multimedia Media Player y que comparta con empresas rivales los códigos que permitan a sus productos interpretar con el casi universal sistema operativo.Algo que no entiende la firma de Bill Gates y que ha provocado el "juicio tecnológico del año".

Un proceso que ha celebrado hoy su primera jornada. El responsable de asuntos legales de Microsoft, Brad Smith, ha sido el primero en hacer declaraciones, esta mañana. A la entrada de la audiencia en el Tribunal de Primera Instancia de la UE, Smith ha expresado a los periodistas su satisfacción por "la oportunidad de presentar nuestras pruebas" ante los magistrados europeos, en el recurso de Microsoft contra las exigencias de la UE.

A su salida, Smith ha destacado que todos los sistemas operativos en el mercado incorporan su propio reproductor, igual que hace Microsoft, y ello no impide que sigan apareciendo nuevas tecnologías.

El representante de Microsoft consideró que "ha sido un día muy productivo", en el que han quedado claros tres puntos sobre los que, en su opinión, no hay controversia.

En primer lugar, Smith subrayó que todos los sistemas operativos que hay en el mercado ofrecen reproductores y, así, tanto Apple como Linux hacen lo mismo que Microsoft (que incorpora Media Player a Windows).

Incidió, además, en que no hay demanda de sistemas operativos que no incorporen esa tecnología, lo que ha quedado demostrado, recordó, con las reducidas ventas del paquete Windows XP N, que no incluye Media Player y que Microsoft puso a la venta en Europa ante la exigencia de la Comisión Europea.

Por último, Smith señaló que la aparición de nuevas tecnologías demuestra que el mercado de los reproductores de medios sigue siendo muy dinámico y aludió, en concreto, al éxito de Macromedia Flash, iTunes, de Apple, y el nuevo reproductor de vídeo que Google comenzó a ofrecer en enero pasado.

Postura de la Comisión Europea

Después de Smith, le ha tocado el turno a la Comisión Europea que ha acusado a Microsoft de desarrolar un modelo para hacer desaparecer a la competencia. Una estrategia que, según el abogado sueco del ejecutivo europeo Per Hellstrom ha convertido en minoritarios a competidores que antes eran líderes, como Navigator y Real Player.

Según el letrado, la estrategia que Microsoft emprendió en 1999 consistente en incorporar el reproductor Media Player al sistema operativo Windows, en vez de venderlos como productos separados, ha llevado a que el 85% de los usuarios del planeta cuenten con ese reproductor y que el 60% lo utilice en exclusiva.

Hasta 1999, subrayó Hellstrom, Real Player, del fabricante de software RealNetworks, dominaba el mercado de reproductores, seguido por Quick Time, de Apple.

Las cifras de la CE contrastan con las ofrecidas hoy mismo ante el Tribunal por Microsoft, según las cuales los fabricantes instalan actualmente una media de 3,2 reproductores, además de Media Player, en los ordenadores que venden en Europa, y los consumidores utilizan, como media, 2,6 programas.

Por otro lado, Hellstrom citó el antecedente del navegador de Netscape, Navigator, que diez años atrás contaba con una cuota de mercado del 90 por ciento, pero que comenzó a perder presencia a raíz de que Microsoft incorporase su programa Explorer a Windows, de forma que ahora "prácticamente se ha extinguido".

"Estas son las consecuencias del modelo de negocio de Microsoft", concluyó Hellstrom, quien rebatió el argumento de la empresa de Bill Gates según la cual su estrategia comercial está guiada por la innovación tecnológica.

"O al menos por la innovación tecnológica propia", precisó el letrado, en alusión implícita a que Microsoft ha desarrollado productos que imitan las funciones de los creados anteriormente por la competencia y, tras ofrecerlos de serie en Windows, ha conseguido absorber las cuotas de mercado de sus rivales.