Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Magdalena Álvarez reconoce que los empresarios españoles han entrado tarde en China

"En la primera oleada de España no estuvo cuando tenía que estar", dice la ministra de Fomento

La ministra española de Fomento, Magdalena Alvarez, dijo hoy en Shanghai que los empresarios españoles han entrado tarde en China, un país que ofrece grandes oportunidades de negocio. En "la primera oleada, España no estuvo cuando tenía que estar", ha dicho.

Alvarez, que visitó el puerto chino de Shanghai (gestionado por Dragados) en el marco del III Foro España-China, destacó que el país asiático es "un mercado muy interesante en el ámbito de las infraestructuras" e indicó que "no sólo podemos ofrecerles infraestructuras, sino material ferroviario, servicios, mantenimiento, tecnología...".

A modo de ejemplo, la ministra destacó los 44 aeropuertos que se van a construir próximamente en China en los que AENA podría desempeñar la gestión, una cuestión que "se está analizando en profundidad y no descartamos nada".

Para eliminar los obstáculos y favorecer el acceso de empresas españolas a China, el Gobierno anunció ayer un plan que destinará a tal fin 710 millones hasta 2007. El Gobierno afirma que el plan es consecuencia de un estudio que evidencia los obstáculos de las empresas españolas para acceder al mercado del país asiático.

Las medidas, que se iniciaron en 2005, potenciarán tres aspectos: la inversión, el turismo y el comercio, donde se hará la apuesta más fuerte con la mayor parte del presupuesto, 595 millones de euros. El ejecutivo fomentará las exportaciones con medidas como un una línea de pequeños proyectos y gastos de formación.

La ministra Álvarez estuvo acompañada por el presidente de la empresa española Dragados, Marcelino Fernández, quien destacó la importancia de la labor que la empresa española está llevando a cabo en el puerto de Jingtang, que entró en funcionamiento en 1989, y que desde esa fecha ha gestionado millones de toneladas.

En el 2005, el volumen de carga de Jingtang se situó en 332.200.000 toneladas, y el objetivo es llegar a mover 250.000 contenedores antes de la celebración de las Olimpiadas del 2008 en Pekin.