Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres no aceptará congelar el cheque británico en la negociación del presupuesto comunitario

Jack Straw advierte de que, si se quiere llegar a un acuerdo en la cumbre del 15 de diciembre, se necesitarán "cambios significativos"

El presidente en ejercicio del Consejo de Ministros de la UE, y jefe de la diplomacia británica, Jack Straw, advirtió hoy de que, si se quiere llegar a un acuerdo sobre el presupuesto comunitario en la cumbre de los días 15 y 16 de diciembre, se necesitarán "cambios significativos" respecto a la propuesta sobre recursos propios planteada por Luxemburgo el pasado junio, que contemplaba congelar el llamado 'cheque británico', el mecanismo con el que se compensa a Londres su escasa participación en los fondos agrícolas.

Durante su intervención ante el Pleno del Parlamento Europeo, Straw puso de relieve que se necesitarán "cambios significativos" respecto a la propuesta de junio, que deberán afectar, entre otros Estados miembros, a Reino Unido.

"No quiero que nadie se vea sorprendido. Cuando digo cambios significativos, digo cambios significativos. Sin esos cambios no veo posibilidades de lograr un acuerdo, pero con ellos podemos afrontar la negociación y la Presidencia está comprometida a hacerlo. Haremos todo lo posible para ello", aseguró.

39 millones

"Muchos Estados miembros, y no sólo Reino Unido, históricamente han sido altos contribuyentes. Ustedes deberían entender el problema que tenemos en el Reino Unido y es mucho mejor que lo pongamos sobre la mesa y hablemos francamente. En las últimas perspectivas financieras hemos pagado 39.000 millones", se quejó Straw.

"Y si lo relacionamos con la población, hemos contribuido mucho mientras que España y Portugal se han beneficiado. Esto nos da una diferente perspectiva sobre el tema sobre cómo hay que financiar la ampliación", insistió.

Por otro lado, anunció que la Presidencia presentará propuestas "exhaustivas" sobre las próximas perspectivas financieras a principios de diciembre, con la intención de los ministros de Exteriores de la UE las debatan en un cónclave antes de la Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno.

Nueva "dirección"

"La Presidencia está comprometida a llegar a un acuerdo presupuestario en diciembre, pero sabemos que será sumamente difícil", alertó ante los eurodiputados. Straw, que reiteró buena parte de los argumentos que ha venido esgrimiendo la presidencia sobre las cuentas de la UE aseguró que se tiene que diseñar una nueva "dirección" para el presupuesto comunitario, con la finalidad de que responda a los retos del siglo XXI.

Así, insistió en la necesidad de establecer un calendario "claro" para revisar todos los aspectos de ingresos y de gastos, tener objetivos y reglas "claras" para el uso de esos fondos. En este contexto, planteó reformar, a partir del 1 de enero de 2006, la estructura del gasto con respecto a la última propuesta de la presidencia luxemburguesa, especialmente para que se tengan en cuenta las recientes discusiones de los Estados miembros sobre las propuestas de la Comisión Europea, que plantean trasvasar al desarrollo rural las ayudas directas a los agricultores.

También resaltó que cualquier propuesta sobre cambios en los recursos propios debe tener en cuenta los principios de "justicia y equidad" en todos los Estados miembros.