Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patronal y sindicatos renuevan su compromiso con la moderación salarial en 2005

Los máximos dirigentes de CEOE-CEPYME y de CC OO y UGT ratificaran el acuerdo el próximo viernes

Patronal y sindicatos han ultimado hoy el documento por el que renuevan para 2005 el Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva (ANC), en el que los agentes sociales reafirman de nuevo su compromiso con la moderación salarial, recomendando a los negociadores de convenios que pacten los salarios en función de la inflación prevista (2%) y el reparto negociado de la productividad, con cláusula de revisión para proteger el poder adquisitivo.

Así consta en el texto del preacuerdo que firmaron esta mañana en la sede de la CEOE los secretarios generales de la patronal y de Cepyme, Juan Jiménez Aguilar y Elías Aparicio, y los secretarios de Acción Sindical de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Toni Ferrer. El pacto será ratificado oficialmente el próximo viernes por los máximos órganos de cada una de las organizaciones.

El ANC 2005 actualiza los contenidos de los acuerdos de negociación colectiva que sindicatos y empresarios llevan firmando desde el ejercicio 2002. Como principales novedades, este año se incorpora un apartado sobre la necesidad de fomentar la responsabilidad social de las empresas y otro referido a la lucha contra el absentismo laboral "injustificado".

En materia salarial, el acuerdo da continuidad al modelo de determinación de los salarios pactado en años anteriores y basado en tres variables: la previsión oficial de inflación, la productividad y la cláusula de revisión salarial. Este sistema, según reconocen ambas partes en el texto del acuerdo, "constituye un modelo apropiado para evitar espirales inflacionistas nada deseables".

Además de la moderación salarial, los ejes centrales del acuerdo, dividido en nueve capítulos con un total de 49 páginas, giran en torno a la creación de empleo y la mejora de su calidad, la defensa de la igualdad de trato y la promoción de la igualdad de oportunidades, entre otros aspectos.

El ANC 2005 regirá la negociación colectiva hasta el 31 de diciembre de este año, si bien las partes han acordado que si se mantienen las principales variables de la economía en materia de crecimiento y empleo, procederán a "prorrogar", de cara a 2006, los criterios establecidos en el presente acuerdo.

Incertidumbre económica

Según exponen, el establecimiento de criterios y orientaciones para la negociación colectiva ha contribuido a afrontar en mejores condiciones la situación de incertidumbre económica que se viene produciendo en los últimos años y que "posiblemente tendrá su continuidad en 2005". Dichos elementos de incertidumbre para este año los representan, en su opinión, la aportación negativa del sector exterior al crecimiento del PIB, el elevado endeudamiento de las familias y la repercusión en el aparato productivo de los precios de las materias primas, en particular las energéticas.

En este sentido, señalan que la previsión oficial de inflación constituye un referente necesario para homologar el crecimiento de los precios con el de los socios comunitarios de España, para la competitividad de las empresas y para mejorar del poder adquisitivo de los salarios.

El principal objetivo del ANC-2005, subrayan, es ofrecer una visión "compartida" sobre la necesidad de impulsar la competitividad de la economía española para afrontar en mejores condiciones los cambios de la ampliación de la UE, los procesos de liberalización del comercio mundial y la coyuntura económica y sus efectos sobre el empleo.

Responsabilidad social

Por todo ello, patronal y sindicatos articulan en el acuerdo criterios sobre el mantenimiento, la creación y la estabilidad del empleo; el desarrollo de mecanismos de flexibilidad interna "siempre preferibles a la externa y a los ajustes de empleo"; formación permanente; uso adecuado de las distintas fórmulas de contratación; fomento de la igualdad de trato y de oportunidades, y lucha contra la siniestralidad laboral, entre otras materias.

Como aportaciones novedosas destacan dos. Por un lado, la inclusión de un capítulo dedicado a la responsabilidad social de las empresas, en el que afirman su intención de impulsar compromisos en esta materia y, por otro, un apartado destinado a la absentismo laboral "injustificado".

Sobre este último punto, ambas partes advierten que el absentismo conlleva una "pérdida de productividad" e incide negativamente en los costes laborales, perjudicando así la competitividad empresarial y la posibilidad mejorar los niveles de empleo y renta de los trabajadores. En este sentido, manifiestan que la reducción del absentismo laboral injustificado debe ser un objetivo compartido, de tal forma que los convenios deberán identificar las causas de este problema, y establecer criterios para su disminución y mecanismos de seguimiento.