Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El euro se frena tras romper otro techo

Los mercados miran ya hacia China con la mente puesta en una apreciación del yuan que le de un respiro a la moneda europea

La presión del déficit estadounidense sigue tirando hacia abajo al dólar e impulsa así al euro a un nuevo máximo diario, que esta mañana ha sido de 1,3647 dólares en la bolsa de Francfort. Sin embargo, según se acercaba el cierre de la sesión la moneda única ha empezado a caer lo que hacía que a las 17.00 horas, cotizase a 1,3588 dólares. Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) fijó el cambio oficial del euro en 1,3608 dólares.

Con la vista puesta en el nivel de 1,40, que los analistas afirman que alcanzará en los primeros compases de 2005, sólo una apreciación de la moneda china puede desencadenar las fuerzas que moderen esta tendencia. Aunque el momento exacto en el que se producirá el ajuste por las autoridades monetarias chinas sigue siendo un misterio, algunos bancos, como Merril Lynch, ya aconsejan a sus clientes que vuelvan sus ojos hacia el mercado asiático de divisas. El yuan, la moneda de la República Popular de China, ha fluctuado en la misma estrechísima banda desde 1995: en torno a los 8,3 dólares.

Al romper ese cambio casi fijo, las autoridades chinas pueden hacer que su precio crezca al menos un 3%, según estiman los expertos, con lo que el euro dejará de ser tan atractivo en el sistema cambiario mundial. Si eso será suficiente para que las exportaciones de la eurozona, penalizadas por el diferencial con el dólar, dejen de sangrar, sigue siendo una incógnita.

Alerta en las Cámaras

Una apreciación excesiva del euro y con continuas oscilaciones en su cotización puede crear incertidumbres, encarecer artificialmente las exportaciones y destruir el tejido productivo, informaron hoy las Cámaras de Comercio. En una nota de prensa, las Cámaras aseguran que la elevada apreciación del euro amenaza fuertemente la competitividad europea y, por tanto, la española, y además, perjudica al sector exterior y puede debilitar el crecimiento económico y la creación de empleo. Según las Cámaras, la solución a esta situación estaría en una acción coordinada entre Estados Unidos y los gobiernos de la Unión Europea, para evitar que la corrección de los desequilibrios estadounidenses descanse sobre una economía debilitada. Entre las posibles soluciones, las Cámaras destacan la realización de reformas estructurales en Europa, la corrección de los déficit en Estados Unidos, la relajación de las condiciones cambiarias en Asia y una mayor liberalización comercial a escala internacional. Para las Cámaras, es necesario que los mercados encuentren un equilibrio entre divisas, al tiempo que esa situación de desequilibrio se ve respaldada por la complacencia internacional, ya que a Estados Unidos le permite financiarse, a Europa invertir e importar más barato y a China mantener su crecimiento exterior.

Más información