Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ibex acaba la semana con un alza acumulada del 0,6% y sobre los 8.100 puntos

Sesión de volatilidad en Europa, marcada por el vencimiento de futuros y el repunte del crudo

Jornada de volatilidad en los mercados europeos, que se movieron durante la sesión entre las zonas de ganancias y pérdidas, sin mucho pulso, aunque con un alto volumen de negocio por el vencimiento de opciones y futuros.

A pesar de los altibajos de la semana, el índice logró acumular un 0,58%. Hoy, el Ibex cerró con una tímida apreciación del 0,01%, que bastó para mantener la cota psicológica de los 8.100 puntos reconquistada ayer. Las previsiones del Banco de España para la economía española, que crecerá en torno al 3% en 2004 y 2005, y las críticas sobre el actual patrón de crecimiento, no afectaron hoy a la evolución bursátil.

Entre los pocos valores que despuntaron se situaron Inditex, Zeltia y Repsol, de entre el 1,5 y el 2% cada una. Con la petrolera, el resto de energéticas lideró las ganancias, con la quinta mayor subida del selectivo para Iberdrola, del 0,71% y la séptima para Endesa, del 0,63%. Entretanto, los blue chips, las compañías más pesadas del Ibex 35, se comportaron de forma dispar: SCH cayó un 0,67%, mientras que BBVA se anotó un 0,36%; Telefónica se dejó un 0,5% y Endesa subió un 0,6%.

Las acciones de Telepizza se hicieron con la mayor subida de la bolsa española, el 6,62%, después de que la empresa anunciara un acuerdo para abrir 200 tiendas en las gasolineras de Repsol, según expertos consultados por EFE.

En el resto de Europa, los índices se alinearon con alzas algo más cuantiosas. París y Francfort lograron las mayores subidas, del 0,6%, seguidas de Londres, que avanzó un 0,28%. Los inversores soportaron un día más a la espera de que la Reserva Federal decida un movimiento para los tipos de interés, actualmente en el 1% en EE UU, mientras el crudo, por los ataques en Irak y la huelga en Noruega, volvió a recuperar protagonismo con un repunte transitorio.

En el mercado de divisas, el euro comenzó la sesión perdiendo posiciones ante el dólar, impulsado por las expectativas de un alza de los tipos inminente. La apreciación del billete verde se vio compensada con el lastre vespertino que trajo la publicación del déficit corriente récord de EE UU. El indicador vuelve a disparar las alarmas, tras ampliar su máximo histórico en el primer trimestre a 144.900 millones de dólares, más de lo esperado. El dato acercó a la moneda única a los 1,2125 dólares.

Iberia refleja con una caída del 1,8% las penalidades del sector

Entre los principales valores de la cesta, destacaron las caídas de Iberia casi desde el arranque de la sesión bursátil, por el recorte efectuado por UBS en su recomendación sobre la aerolínea. En una nota referida al sector, sitúa a la española como el valor menos atractivo. Mientras las energéticas avanzan posiciones, el sector de las aerolíneas sufre los niveles del petróleo. El precio de brent llegó a subir hoy a 36,50 dólares, por la incertidumbre generada tras el paro decretado en pozos de exploración noruegos y que podría dar lugar, según fuentes sindicales, a un recorte en la producción del país nórdico, tercer exportador del mundo, en unos 300.000 o 400.000 barriles diarios. El mercado descontó también los recientes sabotajes en los oleoductos que transportan crudo a la única terminal de exportación operativa de Irak, en Basora. Sin embargo, por la tarde, el anuncio de una fuente de la coalición iraquí de que Bagdad espera reanudar el domingo sus exportaciones, suspendidas desde el martes, moderó los niveles de la materia prima.

Más información