MACROECONOMÍA

La subida de la masa monetaria en la zona euro aleja un posible recorte de tipos

El incremento de liquidez es un reflejo del peligro de un repunte de la inflación

La masa monetaria incluye las monedas, billetes en circulación, y las inversiones financieras a corto plazo, es decir, el dinero disponible rápidamente para la compra de bienes, y se emplea como indicador de inflación a medio plazo.

En el trimestre de mayo a julio, el crecimiento de la masa monetaria se mantuvo en el 5,9%, seis décimas más que en el periodo de abril a junio. Esta media móvil trimestral sirve de referencia al BCE para evaluar el desarrollo de la masa monetaria, puesto que su análisis en más fiable que el de las fluctuaciones en un sólo mes.

En cualquier caso, ambos indicadores muestran un nivel claramente superior al valor de referencia del 4,5% fijado por la autoridad monetaria. El BCE ha atribuido los malos datos a la reciente debilidad de los mercados bursátiles, que empuja a los inversores a favorecer los depósitos a corto plazo, y a la distorsión causada por la inclusión injustificada en las estadísticas de activos monetarios de una madurez de hasta dos años controlados por no residentes en la zona euro.

Más información
El Banco Central Europeo recorta por sorpresa al 4,5% el precio del dinero

El aumento del M3 se vio compensado en parte por el comportamiento divergente de los componentes del M1, que se redujeron hasta el 3,3%, frente al 3,8% del mes anterior. El indicador M1 es, a su vez, un componente del M3 que engloba la moneda fiduciaria y los depósitos a 24 horas.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS