Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMPRESAS

Inditex entra en el Ibex-35 tres semanas después de su debú en bolsa

Es la única incorporación de una compañía textil en el selectivo indicador

El Comité Asesor ha cumplido así con las expectativas del mercado y de la mayor parte de los analistas y daba entrada en el índice selectivo del mercado continuo español a Inditex, una compañía con una capitalización cercana a los dos billones de pesetas y que desde su estreno el pasado 23 de mayo ha gozado de una liquidez elevada.

Los títulos de Inditex -propietaria de marcas como Zara o Massimo Dutti- han cerrado la sesión de hoy con avances del 0,75 %, hasta los 18,84 euros (3.135 pesetas), en tanto que los de Picking Pack bajaban un 1,30 %, hasta los 2,28 euros (379 pesetas).

Los cerca de dos billones de pesetas de capitalización de Inditex la colocarían como la séptima compañía más grande del Ibex-35, por detrás de Iberdrola y por delante del Banco Popular, aunque su reducido capital flotante (el que no está en manos de accionistas de referencia) hará que se reduzca su peso en el índice hasta un 60 %, según las normas técnicas existentes.

La importancia que tiene para las compañías la entrada en el Ibex-35 radica en que los inversores institucionales conforman sus carteras con las empresas incluidas en este índice, lo que supone una mayor demanda de acciones por parte de las gestoras, fondos, bancos de inversión y de los propios inversores particulares.

El Comité Asesor Técnico del Ibex-35, encargado de renovar los valores que integran el selectivo de la bolsa española, se reúne dos veces al año de manera ordinaria, en diciembre y junio, para conformar su composición de cara a cada semestre, sin límite de valores para incluir y sustituir.

El Ibex-35 también puede ser revisado de forma extraordinaria cuando así lo requiera una cierta situación, como puede ser el caso de una fusión de dos compañías integradas en el selectivo.

La última reunión del Comité se produjo de forma extraordinaria el pasado mes de abril, cuando acordaron la entrada de la compañía vasca de energías renovables Gamesa, en sustitución de la eléctrica asturiana Hidrocantábrico, cuya liquidez había quedado en mínimos tras sufrir dos ofertas públicas de adquisición.