Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro del mercado laboral

El paro retrata las diferencias de las dos Españas

El desempleo supera el 24% en la mitad sur de España y el 31% en Andalucía

Cuarto año de crisis y cuarto gancho del paro a la mandíbula del mercado laboral español. El desempleo crece a borbotones en todos los rincones del país, incluso en los territorios más estables y con mejores condiciones para afrontar este duro y pesado combate. Pero las cifras retratan la división de las dos Españas: la del norte, con tasas de paro por debajo de la media; y la del sur, cuyas cifras de desempleo desbordan la media del país.

Durante los últimos 12 meses ha dejado casi noqueadas a Cataluña, donde 88.700 trabajadores han pasado a engrosar las listas del paro (un 12,91% más), y la Comunidad de Madrid, que suma 81.300 desempleados (un 15,01% más), según los últimos datos de la encuesta de población activa (EPA) publicados ayer por el INE. La destrucción de empleo en estas regiones se debe fundamentalmente a la caída de la producción manufacturera, según fuentes sindicales.

País Vasco y Navarra tienen la tasa de desempleo por debajo del 14%

Mención aparte merece la situación de Andalucía, donde 121.100 personas han perdido su empleo durante el año pasado, lo que supone un incremento del 10,74% respecto al año anterior. La comunidad andaluza parece incapaz de tapar la herida provocada por la crisis económica y se desangra mediante la destrucción de empleo. Acumula ya 1.248.500 personas sin trabajo. Su tasa de paro es la más alta de todo el país y durante este año ha seguido creciendo hasta situarse en el 31,23%. Canarias, con una tasa de desempleo del 30,93% y Extremadura (28,59%) le siguen a la zaga.

La consejera de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, ha preguntado al nuevo Gobierno popular de Mariano Rajoy que "dónde está la varita mágica". Y ha descartado que las cifras de paro sean las peores. "En España, donde gobierna ya el PP, se ha incrementado en seis veces más que en Andalucía, en Castilla-La Mancha, nueve veces más, en Baleares, 30 veces más que en Andalucía, o, en Extremadura, 20 veces más". En realidad, si se analiza la evolución anual del paro en términos relativos, las comunidades donde más crece son La Rioja (19,38%) y Navarra (19,06%), el paro subió también por encima de la media en Extremadura (18,94%), Galicia (18,13%), Castilla-La Mancha (16,27%), Baleares (13,95%), Asturias (13,71%) y Cataluña (12,91%).

Los nuevos responsables económicos del Gobierno admitían durante la pasada semana que el último trimestre del año pasado había sido muy malo para el consumo. Esa circunstancia ha tenido un reflejo claro en el mercado laboral de todas las comunidades autónomas, que ha sufrido un nuevo traspié. Entre octubre y diciembre del año pasado, Baleares (36.900 parados más), Cataluña (33.400), y sobre todo Madrid (50.300), han sido las autonomías donde más ha crecido el paro en términos absolutos.

Baleares también se sitúa a la cabeza en aumento del paro si se hace la comparación en términos relativos. La cifra de trabajadores en paro en esta comunidad ha crecido un 33,67%, si se compara el tercer y cuarto trimestre de 2011. Extremadura (un aumento del 22,73%) y Navarra, donde el desempleo creció un 17,38% en los últimos tres meses del año, son las otras comunidades donde más creció el paro. Aunque el dato de Navarra está afectado por el efecto estadístico -al tener menor población, cualquier variación es más llamativa en términos porcentuales-. Navarra es, junto al País Vasco, las dos regiones que esquivan mejor los reveses. El País Vasco tiene una tasa de paro del 12,61%, el más bajo de España y casi la mitad de la media estatal. El desempleo en Navarra alcanza el 13,82%.

El diagnóstico de la patronal y los sindicatos

- 1. ¿Tiene límite la caída del empleo? ¿Hasta dónde van a llegar estas cifras?

- 2. ¿Qué se puede hacer para frenar esta situación?

- 3. ¿En qué medida va a ayudar el pacto salarial firmado el miércoles?

J. Terciado (Cepyme)

- 1. Al comienzo de la crisis parecía imposible superar los cinco millones y ya estamos

en 5,27 millones. En el primer trimestre esperamos un nuevo incremento del paro. La situación requiere una reforma laboral en profundidad. No es la panacea, pero sí imprescindible.

- 2. La recuperación del empleo no llegará hasta que se produzca la recuperación económica. Para ello, es preciso combatir el déficit público y culminar dos reformas estructurales: del sistema financiero y del mercado laboral.

- 3. Este acuerdo transmite confianza a la sociedad y fija un principio de moderación salarial para los próximos años. Por primera vez, las subidas salariales no se conectan a la inflación, sino a variables como el crecimiento del PIB. Introduce flexibilidad interna en las empresas, lo que puede mejorar su gestión y facilitar su supervivencia y, por tanto, mantener empleos.

J. Rosell (CEOE)

- 1. Si aplicamos con urgencia las medidas necesarias, aunque no tengan un efecto inmediato, y se reactiva el flujo crediticio, se podrá volver a generar empleo.

- 2. Sin acceso a la financiación, las empresas tienen serias dificultades para mantener la actividad y aún mayores para invertir en nuevos proyectos. También es necesario cambiar la legislación laboral, simplificar el sistema de contratación para eliminar dualidades, y que permita mayor flexibilidad interna en las empresas.

- 3. El objetivo es frenar el paro e incentivar que se vuelva a crear empleo. El acuerdo introduce elementos de flexibilidad interna, un paso importante para que las empresas sean competitivas

y se favorezca la estabilidad en el empleo.

I. F. TOXO (CC OO)

- 1. Tanto este como el anterior Gobierno han priorizado la contención del déficit en unos plazos imposibles de cumplir y las políticas de ajuste, aparcando las de estímulo de la actividad económica, que son las que generarían empleo. El límite en la caída del empleo dependerá del Gobierno. Si no estimula una iniciativa pública y privada que anime la inversión y reactive la economía, la destrucción de puestos de trabajo podría situar las cifras de paro en el umbral de los seis millones a finales de 2012.

- 2. Hemos propuesto un Pacto para el Empleo que incluye un cambio del sistema financiero para activar la circulación del crédito a familias y pymes; una reforma fiscal más ambiciosa y equitativa que aporte más recursos; y las bases para un cambio del modelo productivo.

- 3. Es mucho más que un pacto salarial. Ofrece una potente herramienta de solidaridad para los sectores peor tratados por la crisis. Sitúa la flexibilidad interna negociada frente al abusivo recurso del despido. Amplía y mejora la protección de los trabajadores a través de la negociación colectiva y la capacidad de intervención del sindicato en la empresa.

C. MÉNDEZ (UGT)

- 1. En una recesión, las políticas tan duras de ajuste no solo no resuelven el problema, sino que lo pueden agravar. Llevamos meses insistiendo en que la rigidez en los plazos para cumplir los objetivos de déficit estrangularán la economía. Lamentablemente, la realidad nos ha dado la razón. Hay que exigir responsabilidad en el mantenimiento y la creación de empleo a aquellos que tienen capacidad para hacerlo, los empresarios, y políticas de estimulo al Gobierno y a la UE que hoy son inexistentes.

- 2. Creo que nos encaminamos a un agravamiento de la recesión en 2012 y 2013, salvo que se produzca un giro radical y urgente en las políticas de la UE y del Gobierno de España. Es esencial que los poderes públicos reconsideren

sus políticas de ajuste.

- 3. Lo más importante del acuerdo es el compromiso entre sindicatos y empresarios para propiciar mecanismos

de flexibilidad en horarios, movilidad, que pueden constituir alternativas al despido. Se trata de una decisión difícil

y responsable. La nítida moderación salarial solo puede ser entendida en el marco de una política integral de moderación de rentas y precios dirigida a mejorar la competitividad de nuestros bienes y servicios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de enero de 2012

Más información