Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cambios en la ruta mediterránea

Siete millones de turistas se desvían del norte de África y Oriente Medio hacia el sur de Europa en 2011

Los países del Mediterráneo hacen balance del turismo en 2011 un año después de que comenzasen las revueltas en el mundo árabe. Siete millones de visitantes cambiaron de orilla durante 2011, según datos de la Organización Mundial de Turismo. Estos acontecimientos supusieron un aumento del 8% de llegadas internacionales a los países del sur de Europa y un descenso del 12% en el norte de África y del 8% en Oriente Medio. La XXXII edición de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) los reúne a todos en los pabellones de Ifema de Madrid hasta mañana.

Egipto y Túnez han sido los destinos más damnificados. "Hemos esperado mucho tiempo para cambiar nuestras condiciones de vida y este es el precio que tenemos que pagar", explica el ministro de Turismo de Túnez, Elyes Fakhfekh. Su país ha perdido un 30% de turistas con respecto a 2010 y se ha estancado en 4,5 millones de viajeros. Las estadísticas son similares en Egipto, adonde llegaron nueve millones de visitantes, un descenso del 33% en comparación con el año anterior. Ambos tienen la esperanza de que 2012 conlleve la recuperación del sector, que supone el 7% del PIB para Túnez y el 11,3% para Egipto.

"La época que tenemos por delante es un auténtico desafío", asegura el asistente primero del ministro de Turismo egipcio, Hisham Zaazou. Tanto su Gobierno como el tunecino apuestan por el fomento de las nuevas tecnologías y la diversificación de la oferta, aunque excluyen la posibilidad de establecer ayudas fiscales. Túnez sellará un acuerdo para permitir el acceso de las compañías aéreas de bajo coste, al igual que había hecho Marruecos en 2006.

El país magrebí fue el único del norte de África en cerrar el año con un balance positivo, aunque su crecimiento apenas alcanzó el 1%. "Tenemos que aumentar entre un 4% y un 5% al año", señala el director general de la Oficina de Turismo de Marruecos, Hamid Addou.

Las penurias económicas de unos se transforman en el único impulso dentro de la recesión para otros. Los países del sur de Europa recibieron en buena medida los viajeros que cambiaron sus planes. Portugal (que registró un alza del 7% de demanda extranjera), España (+8,1%), Grecia (+14%), Italia (+6% hasta agosto) o Turquía (+10% hasta noviembre) obtuvieron pingües beneficios. El caso de Grecia, con un total de 16 millones de turistas, es peculiar. "No solo influyeron los cambios en el mundo árabe, sino que la crisis se convirtió en un buen escaparate", sostiene el responsable de la Oficina de Turismo de Grecia en España, Ioannis Mitkas. "La gente asoció crisis a precios más baratos", manifiesta.

Croacia, un destino cada vez más frecuentado, también ha visto crecer sus ingresos en turismo un 7%. "Una parte llegó como consecuencia de la primavera árabe, pero también influyó el mayor número de conexiones de las compañías de bajo coste", asegura Ferida Brzovic, de la Oficina de Turismo de Croacia en Madrid. La ribera norte del Mediterráneo espera que este crecimiento se consolide en 2012, aunque a un ritmo moderado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 2012