Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán repudia a la actriz Golshifteh Farahani por posar desnuda

La artista fue retratada para 'Madame Figaro' junto a otros seleccionados a los César

Hace dos años que la actriz iraní Golshifteh Farahani abandonó su país para instalarse en París y escapar así al control constante de la censura. Ahora acaba de recibir la noticia de que ya no es bienvenida en su tierra natal. El motivo, un posado desnudo, de cintura para arriba, publicado por la revista Madame Figaro. Farahani subió la foto de la polémica el pasado miércoles a su página de Facebook, donde ha recibido ya la visita de miles de personas y comentarios en varios idiomas. Pero la maniobra no ha gustado nada a las autoridades religiosas iraníes.

La actriz, de 29 años, que ha trabajado junto a actores como Leonardo DiCaprio o Russell Crowe, afirma que el gobierno de Irán le expresó abiertamente su rechazo. "Me llamó un portavoz del ministerio de Cultura y me explicó que no necesitaban ningún tipo de actriz ni artista. Usted puede ofrecer sus servicios artísticos en otro lugar", ha explicado Faharani.

El gobierno de Irán se ha pronunciado también de manera oficial a través de la agencia de noticias oficial Fars News: "La publicación en Internet de esta fotografía de la deplorable Golshifteh Farahani revela el terrible rostro de los entresijos del cine", indica la nota.

En la fotografía, tomada para Madame Figaro, la actriz aparece con el torso desnudo, la mirada desafiante y cubriéndose pudorosamente el pecho con las manos. La imagen, que ayer a última hora ya no estaba colgada en la página web de la revista, forma parte de una serie de retratos, todos del mismo tipo, en el que la publicación francesa repasa a los actores y actrices seleccionados para el César -el Oscar francés- a mejor actor revelación de 2012. En el vídeo de promoción del reportaje Farahani aparece desnudándose y deja al descubierto un pecho.

La actriz ha explicado que con este gesto quería, además, protestar contra los restrictivos códigos islámicos que impone el régimen a la industria del cine.

Farahani ha sido la primera actriz desde la revolución de 1979 y la creación de la República Islámica en rodar en los estudios de Hollywood. Lo hizo como protagonista femenina en la película Red de mentiras (2008), de Ridley Scott, protagonizada por Leonardo DiCaprio, donde interpreta a una enfermera que cura a un agente estadounidense de misión en un país musulmán. Más recientemente, ha actuado en el filme Pollo con ciruelas (2011), de su compatriota, también instalada en París, Marjane Satrapi. Es igualmente conocida por su papel en A propósito de Elly (2009), de Asghar Farhadi (Nader y Simin, una separación).

La aventura en la meca estadounidense del cine colocó a Golshifteh Farahani en el punto de mira del gobierno iraní. "Cuando volví después del rodaje con DiCaprio, la película todavía no se había estrenado. Fue entonces cuando las autoridades de mi país empezaron a ponerme problemas. Me preguntaron por qué lo había hecho, que si se trataba de un plan de la CIA para arruinar la imagen del Islam", relató la actriz en noviembre en una entrevista concedida a la televisión pública francesa.

El régimen le confiscó el pasaporte, que solo logró recuperar tras 24 horas, después de "pagar mucho dinero" para poder participar en un rodaje en Londres. Llegó tarde al plató de la película. Fue entonces cuando decidió no volver más a Irán. Pero, por si cambiaba de opinión, ha sido ahora el gobierno de Irán quien le ha dado con la puerta en las narices.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 2012