Crítica:DANZA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Los latidos del tiempo

Poético, dinámico, imaginativo y hermoso resultó Perdiendo el tiempo, el último trabajo de la bailarina y coreógrafa Mar Gómez que se estrenó en el Mercat la noche del pasado viernes y que se ofrecerá de nuevo, además de hoy, del 18 al 22 de enero en este mismo espacio escénico. Esta pieza que la bailarina y coreógrafa catalana interpreta con el artista circense Ignasi Gil destila ternura y lirismo, y si a ello le sumamos sus pinceladas de humor deriva en un montaje muy atractivo para todos los públicos. Entre los espectadores se vieron algunos niños que se lo pasaron en grande.

En Perdiendo el tiempo el escenario está presidido por cuatro panales con seis relojes cada uno con diferentes horas, y en medio de la escena, una gran rueda de metal en la que los dos intérpretes están insertados como piezas de un mecanismo. El tictac de los relojes marca el movimiento de esta pareja. Mar ataviada con un divertido tutú y provista de un arco y flechas -un guiño al mito de Diana cazadora- parece vivir en una caja de música. El movimiento de sus brazos es omnipresente, lo que acentúa la fuerte personalidad escénica que posee esta bailarina. Mientras que Ignasi, como buen acróbata, trepa por la estructura metálica, ajeno a su pareja; su gesto es cercano y tiene aire de clown. La tranquila existencia de ambos se ve turbada cuando el tiempo se para. Lejos de preocuparse deciden lanzarse a diferentes juegos para divertirse y olvidarse del tiempo.

PERDIENDO EL TIEMPO

Compañía de Danza Mar Gómez. Dirección y coreografía, Mar Gómez. Interpretación de Mar Gómez e Ignasi Gil.

Mercat de les Flors, Barcelona, 13 de enero.

Y es a partir de este momento cuando esta obra brindará al espectador imágenes de una gran belleza y sensibilidad. El juego de la pareja con diferentes elementos escénicos es ocurrente y divertido y pone a prueba el trabajo de compenetración al que han llegado ambos artistas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS