Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incertidumbre planea sobre el aeropuerto de Castellón

El presidente de la Diputación no descarta nuevos retrasos en la apertura

El presidente de la Diputación de Castellón y consejero de la promotora pública del aeropuerto (Aerocas), Javier Moliner, no descartó ayer nuevos retrasos en la apertura de las instalaciones, fijada en principio para el próximo mes de abril, después de que el Consell haya decidido romper el contrato con la empresa concesionaria de la infraestructura y buscar un nuevo operador. Moliner afirma ahora que lo importante "no es cuándo aterrizará el primer avión", sino que el aeropuerto "sea viable", con lo que cuestiona que lo fuera con los actuales gestores privados. Algo que no solo no se había discutido hasta la fecha, sino que fue defendido hasta la saciedad frente a la gestión pública por el Partido Popular. Se trata del enésimo fracaso del proyecto pergeñado por Carlos Fabra hace ya casi 15 años sobre el que, de momento, lo único que planea es la incertidumbre.

Colomer: "El PP está abocando el aeropuerto a un callejón sin salida"

Los empresarios piden que se haga lo posible para ponerlo en marcha

El Gobierno valenciano anunció el viernes en un comunicado la ruptura del contrato con Concesiones Aeroportuarias para "ahorrar" más de 30 millones de euros. La revelación se produjo un día después de que la empresa presentase una demanda contra el Consell por incumplimiento contractual ante el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Castellón, debido a que el Ejecutivo valenciano no ha aportado el aval por el que se comprometía a asumir las pérdidas del aeropuerto durante los ocho primeros años de explotación por un montante de hasta 48 millones de euros. La empresa, además, reclama al Consell los 70 millones de euros invertidos en la obra y el lucro cesante.

El presidente de la Diputación de Castellón no quiso referirse a la demanda con el argumento de que no era su competencia, y defendió la decisión del Consell de rescindir el contrato. En caso contrario, añadió, "hubiera presentado la dimisión irrevocable" del consejo de Aerocas. Moliner, que fue "consultado" sobre la ruptura contractual, también se mostró de acuerdo en buscar un nuevo operador que "pueda garantizar la viabilidad" del aeropuerto de Castellón y que para el Consell puede ser "AENA u otros".

Moliner ponía en duda con sus manifestaciones que Concesiones Aeroportuarias tuviese "capacidad" para gestionar el aeropuerto, cuando esta unión temporal de empresas, conformada por Globalvía, Lubasa, PGP, Bancaja y Abertis, fue buscada por el presidente provincial del PP y de Aerocas, Carlos Fabra, en una operación que contó con el beneplácito del anterior presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y cuya gestión ha sido defendida en reiteradas ocasiones por los responsables públicos de la infraestructura.

Las condiciones leoninas firmadas en aquel contrato, que garantizaba que las pérdidas las pagaba la Generalitat y la empresa se llevaba los beneficios, unido a las graves dificultades financieras del actual Consell han provocado esta situación, en un capítulo más del tortuoso camino que ha seguido el aeropuerto de Castellón desde que Carlos Fabra anunció la iniciativa allá por 1998. Los retrasos, las paralizaciones e incluso el fracasado modelo actual de explotación, han sido casi siempre producto de su gestión.

Fabra intentó primero, sin éxito, que el Gobierno de José María Aznar asumiera la construcción y la gestión del aeropuerto. Después, tras conseguir la incorporación de la Generalitat, inició la construcción sin proyecto constructivo ni plan director de la obra, lo que le valió la paralización del proyecto con el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Las denuncias de los ecologistas por incumplir la declaración de impacto ambiental le supusieron una nueva paralización judicial y pérdidas millonarias para la concesionaria.

El portavoz socialista en la Diputación, Francesc Colomer, dijo que el PP está abocando al aeropuerto a "un callejón sin salida". Añadió que se trata de la gota que colma el vaso de una gestión "ineficiente, improvisada y temeraria". El portavoz del Bloc, Enric Nomdedéu, solicitó la comparecencia de Carlos Fabra en la Diputación y de la consejera Lola Johnson en las Cortes. El presidente de la Confederación de Empresarios de Castellón, José Roca, lamentó que "no se haga lo necesario" para acelerar la puesta en marcha del aeropuerto y rentabilizarlo "cuanto antes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de enero de 2012