Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ MOTA | HUMORISTA

"Todos somos la Vieja del Visillo"

Pregunta. Esta noche nos comeremos las uvas con usted. ¿Lo suyo es dar la campanada siempre?

Respuesta. Estos dos últimos años, sí. Me hubiera gustado en parte quedarme en casa con mi familia, pero tenía el compromiso con TVE. Y con Anne, con quien estaré encantado.

P. ¿Qué le pide el Tío de la Vara al 2012?

R. Sacarla un poco menos de paseo este año. Que tenga su tiempo de relax la vara en sí misma.

P. Nochevieja cinematográfica modelo Seven, con los siete pecados nacionales. Enumere.

R. Contaremos lo que hemos ido leyendo, viendo y consumiendo como ciudadanos: prevaricación, cohecho, enchufismo, envidia, ansia viva.

P. A más de uno se le atragantarán las uvas.

R. Espero que sea de la risa.

P. ¿No cree que hay mucho gracioso en las teles?

R. Lo hay, pero creo que falta más material humorístico.

P. ¿Deja meter mano a alguien en sus guiones?

R. Se me ocurren en todas partes, pero tengo un equipo que me ayuda muy mucho a confeccionar lo que luego se ve, y tenemos una reunión de tormenta de ideas.

P. He leído que Blancanieves se va a hacer gótica. ¿Le preocupa?

R. ¿Por fuera o por dentro? Es interesante. Todos los cambios son buenos. Si mantiene a los siete enanitos con ella y el cuento no cambia en exceso, me parece bien.

P. Dice que no le gusta el humor de cintura para abajo. ¿El límite es el ombligo?

R. No, yo creo que el límite es lo que cada uno quiera establecer. Yo trato de hacer un trabajo que rime conmigo lo máximo posible, con lo que siento y pienso.

P. ¿Cómo es su ombligo? ¿Se lo mira mucho?

R. Me lo miraba. Pero la morfología de mi ombligo es totalmente distinta desde que me quitaron la vesícula. Le juro que me cambiaron su morfología. Era como un botoncito de las guerreras antiguas y ahora está colmo humilde y constreñío. Sale a saludar solo los fines de semana.

P. ¿La Blasa espera que Rajoy le dé algo en el Gobierno?

R. Es poco de política esta mujer. ¿Una cartera ministerial? De Asuntos Internos.

P. Usted, que es muy manchego, ¿se siente inspirado por Dolores de Cospedal?

R. Es algo que no me había planteado. ¿Puedo pedir el comodín del público?

P. Más de 200 imitaciones y números musicales. ¿Tiene una termomix en la cabeza?

R. Tengo una túrmix. Lo cual, por un lado está muy bien y por otro muy mal, porque le juro que cuando termino de trabajar y me voy a la cama, la cabeza sigue funcionando, y malduermes. Tengo que desenchufarla.

P. ¿El discurso de Navidad del Rey lo escribió usted?

R. Pues lo hemos dado a medias, como quedará claro.

P. Si le hubieran encargado un belén, ¿qué papel hubiera dado a Urdangarin?

R. ¿Puedo pedir el comodín del público otra vez?

P. ¿La mula y el buey son monárquicos?

R. Sí, yo creo que sí.

P. ¿Quién sería en la vida pública su Vieja'l Visillo?

R. Todos somos un poco la Vieja del Visillo. Queremos saber. Nos gusta reírnos de nuestras propias miserias vistas o reconocidas en el de enfrente.

P. Formó parte, con Juan Muñoz, de Cruz y Raya. Con la que está cayendo, ¿ahora serían Cruz y Cruz?

R. Hombre, intentaríamos ser lo más posible Cruz y Raya para compensar un poco la que está cayendo. Por eso decía antes que hay humor en la tele, pero que todo el que pueda haber en tiempo de crisis, bienvenido sea. Es un poco el bálsamo.

P. ¿Mima ese pedazo de cuerpo?

R. Sí [ríe], este pedazo de cuerpo. Pues creo que consigo más con lo que no hago que con lo que hago. Trato de cuidarme un poquito, y sé que hay ciertas cosas que no me caen bien, como el pan o el tomate. Y no he fumado nunca, porque no me apeteció.

P.¿Cómo se divierte alguien que tiene que divertirnos de oficio?

R. Tengo la gran fortuna de pasármelo muy bien en mi trabajo. Es verdad que estoy cansadísimo, pero si consigo de vez en cuando repartir unas sonrisas a la gente, pues maravilloso. Me divierte lo que me cuentan mis amigos, cenar con ellos, la vida, lo cotidiano, irme al cine. Yo soy analógico. El cambio digital me ha pillado con el paso cambiado. Y me gusta ir a la sala a ver la peli y pedirme mis palomitas.

P. Esta noche dará las campanadas con Anne Igartiburu. ¿Cree que puede llegar a algo con ella o solo están a por uvas?

R. Lo tengo complicado [ríe]. Es mucha mujer para uno solo. Hacen falta varios José Mota.

Perfil

Tiene 46 años, una hija y decenas de gnomos que le pueblan el cerebro y se convierten luego en sus personajes. Es tranquilo y pausado, y piensa las respuestas detenidamente. En cuanto puede se va al gimnasio a hacer cardio y piscina. Se dice "un loco enfermo del gazpacho", y confiesa que lo borda. Su hija pregunta a las amiguitas en qué canal salen sus papás, porque cree que esto les pasa a todas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 2011

Más información