Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas con ayudas publican con malestar los sueldos de los directivos

Todas las entidades salvo BMN atienden la obligación impuesta por el Banco de España de dar información desagregada sobre las retribuciones

El Banco de España dio hasta ayer de plazo a a las entidades con ayudas públicas para publicar las remuneraciones de los directivos y consejeros. Hasta el cierre de esta edición BMN (de Caja Murcia) no envió sus datos y CajaEspaña-Duero no los desglosó. El malestar con el supervisor por esta exigencia era muy fuerte entre los directivos del sector.

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, percibió este año 2,34 millones de euros en retribuciones fijas, según consta en la información sobre los salarios de la alta dirección que ha difundido su entidad por imperativo del Banco de España. El supervisor ha obligado a todas las entidades que han recibido ayudas públicas a que desglosen el sueldo y los fondos de pensiones percibidos en 2011.

Rodrigo Rato (Bankia) ganó 2,3 millones más un plus variable

Caja Segovia y Caja Duero se niegan a publicar los sueldos de los directivos

Argumentan que los directores generales de los bancos no dan sus datos

Ordóñez ha apostado por la transparencia tras los escándalos

El consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, que se incorporó ya entrado el año, percibió 1,57 millones, aunque su salario anual es de 2,26 millones. El que fue vicepresidente de Bankia hasta que dimitió hace unas semanas, José Luis Olivas, contó en 2011 con un salario de 1,62 millones, en tanto que de los que la mitad aproximadamente procede de Bancaja, entidad de la que sigue siendo presidente. José Manuel Fernández Norniella, el cuarto consejero de Bankia con funciones ejecutivas, percibió este año una remuneración total de 725.000 euros. Bankia ha recibido 4.465 millones de ayuda pública.

Esta cantidad son retribuciones fijas. Además, Rato, Verdú y Norniella tienen un salario variable que podría ascender a un máximo de 2,2 millones adicionales para los tres. El total de 10,2 millones que dijeron los ejecutivos de Bankia que podrían cobrar entre fijo y variable, la cantidad se ha reducido por la marcha de Olivas, que ha sido sustituido por Norniella pero con menor retribución. Además, la entidad se ha rebajado un 30% el total al que podría aspirar. Entre los ejecutivos destaca Ildefonso Sánchez Barcoj, con 1,28 millones; Pedro Vázquez, 400.000 euros; Miguel Crespo, 363.000; Luis Maldonado, 358.000 y Pilar Trucios, 310.000 euros.

En Caja Segovia, accionista de Bankia, nadie ofreció sus datos desglosados porque se acogieron a la Ley de Protección de Datos que, según ellos, les permite no dar esta información. En Caja Ávila un consejero se negó a hacer público el blindaje.

El Banco de Valencia, filial de Bankia y actualmente intervenida por el Estado, destaca la retribución de Domingo Parra, ex consejero delegado durante una década, el tiempo en el que la entidad casi se hundió. Parra ganó 1,053 millones. Cuatro consejeros del Banco de Valencia no dieron su consentimiento para publicar las retribuciones.

Adolf Todó, presidente de CatalunyaCaixa, entidad controlada por el Estado tras inyectarle 2.968 millones, cobra 1,553 millones como salario bruto. Además, tiene 3,46 millones en pensiones. Todó fue fichado hace tres años, antes de que la caja estuviera en un estado tan delicado como el actual. El número dos de CatalunyaCaixa, Jaume Masana, obtuvo 866.000 eurosy tiene una pensión de 637.000 euros. Andreu Plaza cobra 394.000 euros y Francisco José Tárrega, 365.000 euros. La retribución del resto de ejecutivos varía entre los 260.000 y 219.000 euros. En NovaGalicia, que percibió 2.600 millones del FROB, José María Castellano cobró 884.790 euros mientras que el consejero delegado, César González-Bueno, 876.040 euros. Ambos salarios son inferiores a los de otras entidades más pequeñas, como Unnim. El documento dice que el exdirectivo José Luis Pego cobró 13,09 millones; Gregorio Gorriarán, 8,41 millones y Óscar Rodríguez, 1,35 millones. En Banca Cívica, su presidente Antonio Pulido tuvo una remuneración de 1,2 millones, lo mismo que Enrique Goñi.

En el caso de Unnim, una de las entidades más pequeñas, con 28.000 millones de activos, las retribuciones son más bajas. El presidente de la entidad, en proceso de venta tras inyectar el Estado 948 millones, el primer ejecutivo, Jordi Mestre ganó 963,5 millones en 2011. Albert Renté, director de la entidad, logró 283.270 euros. Tras entrar el FROB, en octubre, despidió a todos los consejeros. Hasta esa fecha, el consejero Pere Gil Sanchis ganó 281.110 euros. El resto de retribuciones de consejeros y directivos oscila entre los 240.000 euros y los 150.000. Los miembros del antiguo comité de dirección de Unnim Caixa, se rebelaron contra la orden del supervisor y no desglosaron su salario. Entre todos, ganaron 4,27 millones. Sin duda, donde la rebelión fue más significativa fue en Caja Duero-España, que recibió 525 millones del Estado. El presidente y consejero delegado de Caja España-Caja Duero, Evaristo del Canto, y el director general de la entidad, José María de la Vega Carnicero, no han dado su consentimiento como representantes del nuevo Banco de Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria para publicar la retribución percibida en 2011.

Entre los directivos de cajas con ayudas públicas no eran pocos los que en los últimos días han manifestado su malestar contra el Banco de España porque les han exigido "desnudarse y contar hasta el último euro que ganamos. Los directores generales de los bancos no desglosan sus datos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 2011