Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mercados

García-Durán da un golpe de mano y se hace con el control de Vértice 360

Irisarri abandona la presidencia de la compañía audiovisual tras cinco años

Manuel García-Durán vuelve al primer plano del sector audiovisual. El que fuera el brazo ejecutor del controvertido imperio mediático que construyó Juan Villalonga cuando ocupó la presidencia de Telefónica ha dado un golpe de mano y se ha hecho con el control de Vértice 360, una de las mayores productoras audiovisuales españolas.

García-Durán, tras hacerse el pasado mes de septiembre con la presidencia de Ezentis (antigua Avánzit), principal accionista de Vértice con el 28,6% del capital, ha buscado aliados para descabalgar a los actuales gestores de la productora, encabezados por su presidente José María Irisarri, que ayer anunció su renuncia.

En las últimas semanas, Irisarri buscó la entrada de un nuevo socio (el fondo N+1 era el candidato más firme) en el accionariado mediante una ampliación de capital con el fin de frenar la maniobra de García-Durán, pero no lo ha conseguido. En parte, por la importante revalorización que experimentaron las acciones la pasada semana por movimientos especulativos (solo el pasado día 13 subieron un 27,6%), informaron en fuentes conocedoras de la operación.

Una vez abortada esa ampliación, García-Durán ha tenido las manos libres para tomar el control al asegurarse el apoyo o, al menos, la neutralidad de otros accionistas como Nomura (11,5% del capital), Lavinia (13,5%) y Javier Tallada (3,13%). Los títulos de Vértice cayeron en la sesión de ayer un 11,7%.

El Consejo de Administración de Vértice 360 se reunirá el próximo día 18 para decidir el sustituto de Irisarri, quien ha estado cinco años al frente de la compañía y fue el artífice de su salida a Bolsa a finales de 2007.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de diciembre de 2011