Crítica:ESPECIAL REGALOS | DVD
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

La Torre de los Siete Jorobados

¿Cuándo una película se convierte en un título de culto? Primero, cuando sus fans son acérrimos y luchan porque su eco no se acalle en el tiempo. Segundo, si su temática y/o estética rompen con el estereotipo de su época. Tercero, cuando su creador es un tipo raro, alejado de los cánones sacralizados. Cuarto, si se ha visto en contadas ocasiones, empezando por su estreno, que ha debido pasar casi inadvertido. Todo eso lo tiene La Torre de los Siete Jorobados, del más madrileño de los cineastas madrileños de la primera mitad del siglo XX, Edgar Neville, diplomático metido a director de cine y hoy muy poco recordado. En 1944, José Santugini y él guionizan la novela homónima de Emilio Carrere (otro artista reivindicado en los últimos años) y ruedan este extraño filme de terror sobrenatural (que encajan en una naturaleza onírica para colarle el gol a la censura) en el que un pelagatos se enamora de una chica que vive en la madrileña plaza de la Paja, y por ese amor descubre la ciudad oculta en el suelo madrileño que excavaron los judíos en 1492 -ya es traer por los pelos un argumento- y que ahora exploran siete jorobados que entran por una torre en la plaza de la Morería. Y aún no hemos llegado al fantasma que guía los pasos del protagonista, ni a sus paseos por la burocracia municipal, ni a los siniestros decorados... La Torre de los Siete Jorobados por fin aparece en una edición en DVD a su altura de título mítico, con un libro con artículos que indagan en el filme y sus autores. De ahí sale la frase que mejor resume esta maravillosa película: "Concilia el realismo del sainete matritense con el irrealismo del expresionismo cinematográfico alemán". A ver quién iguala eso.

La Torre de los Siete Jorobados

Edgar Neville

DVD y libro

Versus

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS