Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uxía presenta en concierto su nuevo disco

Lo que sale de su garganta pulveriza cualquier cantidad de kilómetros que pueda haber entre una alborada y una morna caboverdiana. Con la misma calidad cristalina, brotan un fado, un bolero o un poema de Rosalía de Castro. De cualquier cosa en la que concurran el factor humano y la búsqueda de la autenticidad es capaz Uxía Senlle (Sanguiñeda, Mos, 1962), una de las voces más emblemáticas de la escena contemporánea gallega, desde su debut discográfico a mediados de los años ochenta. Hace ya un cuarto de siglo y lo celebra con Meu canto (Fol, 2011), un viaje a la sencillez.

"Quizá fuese este el momento de grabar un disco con una orquesta sinfónica", bromea. "Ahora lo que me apetecía era volver al esquema básico de voz y guitarra, que me recuerda a mis comienzos". Dueña de una vasta cultura musical y literaria, embajadora de las músicas lusófonas y de talante inquieto y apasionado, Senlle no optó por el camino directo. Al tiempo que giraba por Brasil con Travesía da Saudade, entre finales del año pasado y comienzos de este, se detuvo en los estudios de la editora Biscoito Fino, la discográfica de Chico Buarque y Djavan, para rendir homenaje a la voz, -"mi instrumento"- en una selección de temas que ensalzan el hecho de cantar. Composiciones populares como A Rianxeira, que nunca había recogido en una grabación, clásicos con ropajes distintos como Alalá das Mariñas, canciones nuevas como Rosa namorada con los versos de Manuel María y estrenos absolutos como Alalás encadenados, versión de un poema inédito de Uxío Novoneyra, cedido por el hijo del escritor.

Acompañada en la producción por el prestigioso director musical Jaime Alem, con la complicidad brasilega del guitarrista Sérgio Tannus y colaboraciones como las de Lenine, Fred Martins y el actor Carlos Blanco, entre otros artistas, el grupo ha hecho "un gran esfuerzo en la búsqueda del minimalismo, porque encontrar la sencillez es un proceso muy sofisticado". Frente a otros trabajos anteriores, técnicamente más complejos, Meu canto "es desnudo e íntimo para condensar lo esencial". Y en la base de ese conjunto primario, la cantante sitúa su propia voz, "la herramienta más importante para la comunicación". Recuerda cómo fue su salvoconducto en una situación tan extrema como la multitudinaria manifestación de Nunca Máis en Santiago en 2002, cuando sintió "toda la energía y la fuerza de una tierra que aprendes a amar cada vez más con el paso del tiempo". Esta noche (20.30 horas), oficiará el tradicional concierto de Navidad de la Universidade de Vigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de diciembre de 2011