Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mil obras al día

La empresa española Safe Creative facilita la autogestión de la propiedad intelectual a través de Internet

"El registro por Internet puede suponer la liberalización de la gestión de los derechos de propiedad intelectual, como en su día se produjo la liberalización de las telecomunicaciones o, recientemente, la liberalización del juego en la Red", explica Ángel Asín, presidente de Safe Creative, una empresa española donde cerca de 70.000 personas han registrado más de 800.000 obras. El 70% son españolas.

"La principal ventaja de Safe Creative, frente a los registros oficiales y las bases de datos de las entidades de gestión colectiva", explica Asín, "es la transparencia y la accesibilidad, que permite a todo el mundo poder conocer quiénes son los autores y titulares de derechos sobre las obras registradas, la forma en que estos han licenciado sus obras, tanto en copyright como en copyleft (o Creative Commons) y también ponerse en contacto directamente con ellos o con quien ellos designen como representantes o gestores para la negociación de derechos".

Según el anuario del Ministerio de Cultura, en 2009 se registraron en España 43.974 obras, lo que supone una media de 120 obras diarias. En Safe Creative registran 1.000 obras al día.

A juicio de Asín, la autogestión de los derechos beneficia a los autores. "Vuelven a tener el control de sus obras, sin necesidad de encomendárselo ciegamente a un tercero. Además, si lo encomiendan voluntariamente a un representante o agente individual o a una entidad de gestión colectiva, el sistema de Safe Creative les permite tener información y, por tanto, el control de la gestión que estos hacen de sus derechos, al ser un sistema transparente, que permite monitorizar el uso efectivo que se hace de sus obras y, por tanto, los derechos que le corresponden".

A finales de 2007, Juan Palacio y Ángel Asín comenzaron a fraguar un proyecto para que los autores pudieran registrar gratuitamente a través de Internet vídeos, blogs, libros y música, entre otros formatos creativos. Tres de cada cuatro autores de obras registradas en Safe Creative optan por el copyright, donde los derechos quedan reservados para el poseedor que los tiene registrados, que es quien puede autorizar para que las obras sean reproducidas o publicadas. El cuarto autor elige las licencias copyleft, que deja la libre distribución de copias gratuitamente. Con el registro online se sabe qué obras son de libre difusión y gratuitas.

Safe Creative ofrece servicios de pago desde hace tres meses. Por el momento, han conseguido 600 clientes y esperan llegar a 1.500 a final de año. Su objetivo es superar los 7.000 clientes de pago en 2012. Desde su creación en la empresa, donde trabajan 11 personas, han invertido 2,5 millones de euros.

La tecnología facilita que las obras se puedan registrar con facilidad. Por los cauces convencionales, las creaciones de música electrónica pueden dar algún quebradero de cabeza. "Ante la dificultad para escribir música electrónica, un creador acudió a la ventanilla con un lápiz de memoria. Le dijeron que sin partitura no se podía inscribir. El funcionario, no obstante, fue creativo y le recomendó que se lo enviara por correo certificado a sí mismo y no abriera el sobre. Así podría probar que esa obra existía desde que la certificó en Correos. Con nosotros es más fácil. Basta con invertir unos pocos minutos en Internet".

El registro de la propiedad intelectual por Internet de Safe Creative se basa en una semántica desarrollada con la Universidad Politécnica de Madrid, que puede convertirse en un estándar internacional para la gestión de derechos por Internet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de diciembre de 2011