Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS TARIFAS DEL CONGRESO ILLES BALEARS FORUM 2005 | El 'caso Palma Arena'

85.000 euros por dos días de 'catering'; 120.000 euros para los ponentes

El Instituto Nóos, presidido por Iñaki Urdangarín fijaba unos precios "totalmente desproporcionados por los servicios que prestaba para la administración pública". Tras recibir los fondos, según la investigación judicial, "el Instituto Nóos simulaba la contratación de servicios ficticios a entidades mercantiles o presumiblemente facturados por importe superior al servicio realmente prestado".

En el sumario de esta causa figura uno de los presupuestos que el Instituto Nóos facilitó al Gobierno balear para justificar los 1,2 millones de euros que pidió para la organización de un congreso sobre Turismo y Deporte (Illes Balears Forum 2005) en el que estuvieron, entre otros, Rafael Nadal o Samuel Eto'o.

En viajes, alojamiento y hospitalidad para unas 100 personas, el presupuesto alcanzaba 240.000 euros de los que 85.000 eran para los desplazamientos de los expertos internacionales, otro tanto para los hoteles donde dormían y 80.000 para el catering, compuesto por "cuatro comidas, tres cenas y seis coffee breaks" para esos invitados.

Para pagar a los ponentes que supuestamente iban a intervenir en las dos jornadas en que estaba dividido el congreso se habían reservado 120.000 euros, y otros 90.000 para supuestos acuerdos de investigación con universidades.

Para el director del proyecto (30.000 euros), el director de planificación (30.000 euros) y distinto personal encargado de los actos (incluyendo 25.000 euros para la directora de comunicación de un acto que duraba dos días) se presupuestaron 280.000 euros.

Cerca de un tercio del presupuesto de 1,2 millones que Nóos presentó al Gobierno balear acabó en la caja de empresas propiedad de Iñaki Urdangarín y su socio, Diego Torres. Con todo, en los actos contratados con el Gobierno balear, los gastos de alojamiento y manutención de los invitados corrían por cuenta del Instituto Nóos, que lo pagaba con el dinero público recibido para la organización del congreso.

En Valencia, con un esquema similar, Nóos cobraba un canon anual (900.000 euros que pagaban a partes iguales organismos dependientes de la comunidad y del ayuntamiento de Valencia) por la organización del acto, pero todos los gastos de alojamiento y manutención de las personas que intervenían en las mismas corrían por cuenta de las instituciones públicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de diciembre de 2011