Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:bolsas

El Ibex, como un cohete

El selectivo sube un 10,2% en su mejor semana en tres años

La semana pasada el fin del mundo (al menos el fin del euro) parecía inminente. Y los activos de riesgo cayeron a plomo. Esta semana pocas cosas han cambiado (Mariano Rajoy sigue sin dar pistas de sus planes económicos) y, sin embargo, el sentimiento del mercado es radicalmente distinto. Los mercados cotizan expectativas y los inversores han puesto muchas esperanzas en lo que pueda suceder en los próximos días en el seno de la Unión Europea. Dicen que la fe mueve montañas, pero ojo, porque la fe también se puede ir de un plumazo si los anhelos no se traducen en realidades.

Traducido a números, este bandazo en la percepción del mercado ha supuesto un rebote del Ibex del 10,24% en cinco sesiones. Es la mayor subida semanal en tres años para el índice. El selectivo ya cotiza en 8.558 puntos, tras haber rozado mínimos anuales, y enjuaga las minusvalías acumuladas desde enero, dejándolas en el 13%. Los valores que más se han revalorizado son los mismos que cargaron con las mayores ventas días atrás. A saber: FCC, ArcelorMittal o Mediaset. También fue una semana de clara recuperación para las acciones de los bancos cotizados.

La dirección del viento también ha cambiado para la deuda pública. El mercado ha aflojado la presión y eso que algunos de los principales bancos de inversión (Goldman Sachs, Morgan Stanley y Merrill Lynch) han publicado sus previsiones económicas para 2012 y auguran una caída del PIB para España del 1%. La rentabilidad (se mueve de forma inversa al precio) del bono español a 10 años que cotiza en el mercado secundario ha caído desde el 6,69% al 5,68%. Como consecuencia de esta caída la prima de riesgo (diferencial con el bono alemán) se ha relajado, cayendo desde 443 puntos básicos a 354 puntos.

La recuperación de los activos de riesgo de los últimos días se apoya en la acción coordinada de los bancos centrales para inyectar liquidez y en las expectativas sobre lo que pueda suceder la próxima semana en la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo (8 de diciembre) y, sobre todo, en la cumbre de la Unión Europea (9 de diciembre).

"La continuidad en las próximas semanas de la evolución al alza de los activos de riesgo y del euro requería probablemente acuerdo fiscal, objetivo de eurobonos y mayor compromiso del BCE con la deuda pública", según los analistas de Banco Sabadell. "En la medida en que los dos últimos requisitos puedan no darse, una reacción de decepción sería probable, si bien podría estar limitada por el primer requisito y por la respuesta del BCE en forma de recorte de tipos en inyección de liquidez al sistema. El mayor riesgo reside en la posibilidad de que ni siquiera el acuerdo fiscal resulte convincente", advierten estos expertos. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de diciembre de 2011