Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSdeG espera que Ferraz obligue a que Silva deje uno de sus cargos

La edil tramita su acta de diputada sin aclarar si renuncia al Ayuntamiento

Pasadas las elecciones, regresa la tensión por la aplicación del férreo régimen de incompatibilidades que comenzó a aplicar el PSdeG tras las últimas municipales. De nuevo con la atención centrada en Carmela Silva, teniente de alcalde de Vigo y mano derecha del regidor Abel Caballero, a la que el sistema impuesto por los socialistas gallegos impide ser diputada y concejal al tiempo. Pero Silva se presentó el martes en el Congreso para recoger su credencial como parlamentaria, lo que ha vuelto a encender las alarmas en la sede del PSdeG ante el eventual desafío de la cabeza de lista por Pontevedra.

El secretario general del partido, Pachi Vázquez, pretende ahora enfriar la confrontación, lo que no significa que vaya a renunciar a que Silva elija entre el Ayuntamiento de Vigo y el Congreso de los Diputados. Pero esta vez no se desgastará personalmente con un nuevo pulso con Abel Caballero, en vísperas del congreso federal de febrero y del nacional que se convocará a continuación, con toda probabilidad la próxima primavera, teniendo en cuenta la importancia de los votos de la delegación viguesa, principalmente en el nacional.

La estrategia del líder de los socialistas gallegos pasa ahora por que sea Ferraz quien tome la iniciativa y obligue a Silva a elegir, después de que el pasado octubre la comisión federal de listas, presidida por Marcelino Iglesias, avalara la decisión de Pachi Vázquez de aplicar el régimen de incompatibilidades. El organismo federal validó además el informe que aprobó la ejecutiva gallega, en el que se demanda el cumplimiento de las normas y estatutos del partido, con especial atención al que establece la máxima de un militante, un cargo. El hecho de que el PSOE decidiera aplicar el sistema a los alrededor de 30 concejales que iban en las listas de las pasadas generales afianza la decisión de los socialistas gallegos de traspasar la responsabilidad a la ejecutiva federal.

Otra razón de Vázquez para apaciguar temporalmente el conflicto es su convicción de que Silva trata de ganar tiempo para conocer cuál será su papel en el grupo parlamentario socialistas, después de ejercer como portavoz del PSOE en el Senado durante la pasada legislatura. Aunque el congreso federal de febrero de 2012 puede afectar al reparto de tareas que ahora se efectúe, la diputada electa estaría así esperando a conocer si tendrá un cargo relevante. Pero no toda la ejecutiva piensa igual que Vázquez, ya que en la cúpula del PSdeG no falta quien opina que Carmela Silva tratará de aprovechar el revuelo en las filas socialistas por el descalabro electoral para desobedecer las órdenes del secretario general.

Si en el PSdeG cunde la opinión de que Silva desafiará a Vázquez, el PP de Vigo se muestra convencido de que renunciará al acta de concejal. La edil popular Teresa Egerique aseguró ayer que la teniente de alcalde "se volverá a ir" del Ayuntamiento, al igual que hizo la legislatura pasada para dedicarse al Senado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2011