Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'muixeranga' es de todo el mundo

La Unesco declara Patrimonio de la Humanidad la fiesta de Algemesí

"¿Que cómo me llamo yo? Pues, cómo va a ser, María de la Salud, como mi hija, que toca la dolçaina, y como mi nieta, que la tocará, espero". La mujer que espera se apellida Ortiz y está contenta, exultante, porque todo el mundo habla de la fiesta de la que ella fue reina de les pastoretes, de la fiesta de la Virgen de la Salud de Algemesí. La gente se ha arremolinado en la plaza de la basílica. Algo extraordinario pasa. Es lunes laborable, cae una lluvia desapacible y, sin embargo, se respira un ambiente de celebración que se desata con el volteo de las campanas.

En el otro lado del mundo, en la paradisiaca isla de Bali, se ha cumplido el sueño de todo un pueblo. Allí, a las 3.30 de la mañana, la Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad la Processó de la Mare de Déu de la Salut de Algemesí. "Son 800 años de historia", apunta María Salud Forés, tras cantar el himno a la virgen, cuya imagen fue hallada en 1247 en el tronco de una morera, según cuenta la leyenda, lo que dio origen a una procesión única de danzas y músicas. La más popular es la muixeranga, una torre humana que se alza frente a la fachada de la basílica al ritmo a de la dolçaina i el tabalet.

La tradición catalana de los castells (patrimonio de la Humanidad el pasado año) proviene de esos "antiguos bailes valencianos que fueron llevados allí". "Siempre se ha dicho que por arroceros y jornaleros del campo, pero ahora también se dice que podrían haberlos popularizado grupos valencianos contratados para ir a las fiestas", añade Santi Cortés, que se define como uno de los "que se suben arriba de la muixeranga".

El comité de expertos de la Unesco ha reconocido la dimensión ritual, festiva y de participación comunitaria de esta fiesta, así como "el valor cultural que pasa de generación en generación". El alcalde de Algemesí, Vicent Ramon Garcia Mont, del PP, aseguró que el día de ayer será "una fecha que pasará a la historia de los algemesinenses" y destacó el trabajo de todos los ciudadanos, colectivos, partidos e instituciones para lograr el fin. Para celebrarlo, el 8 de diciembre se realizará una representación de la procesión. Desde Bali, la directora general de Bellas Artes del Ministerio de Cultura, Ángeles Albert, incidió en la importancia de la fiesta como un rito de origen religioso "del que se han apropiado los ciudadanos y en el que participa toda la comunidad".

El Consell, todos los líderes de los grupos parlamentarios en las Cortes Valencianas y el arzobispado felicitaron ayer a Algemesí por la declaración. La fiesta de la población de la Ribera Alta (28.000 habitantes) se suma al Misteri d'Elx i al Tribunal de las Aguas como Patrimonio inmaterial de la Unesco. La Lonja de Valencia, el palmeral de Elche y la pintura rupestre levantina son también Patrimonio de la Humanidad, pero material.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2011