Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dudas sobre los nuevos negocios de Internet retraen a los inversores

Las últimas firmas no superan el precio de salida a Bolsa

La luna de miel no le duró ni tres semanas a Groupon. El portal que facilita descuentos en restaurantes y otras actividades a sus socios, sufre toda una desbandada de inversores, que provocó que su valor bursátil se desplomara a la mitad y sus acciones se paguen en Wall Street por debajo del precio con el que se estrenó en el Nasdaq. No es la única red social en apuros, lo que pone difícil el salto al parqué de Zynga y Facebook.

La puntocom con sede en Chicago debutó el 4 de noviembre a 20 dólares la acción. Ese día tocó el máximo de 31,14 dólares, tras subir un 30%. A ese precio, el portal estaba valorado en unos 20.600 millones. Las cosas parecían ir medio bien, hasta hace una semana. En tres días, sus títulos cayeron de los 26 dólares hasta los 16,7 la unidad.

Los expertos dudan de la rentabilidad a largo plazo de estos portales

La compañía despidió así la semana valorada en unos 10.820 millones, poco más de la mitad. Y lo peor es que los analistas siguen preguntándose si ese precio está justificado. Groupon pierde dinero y el crecimiento de sus ingresos es ahora prácticamente plano. Además, necesita gastar cada vez más en publicidad para sumar clientes a su servicio.

Ya antes de debutar en el Nasdaq, la compañía tuvo una serie de encontronazos con los reguladores por cómo hacía las cuentas. Eso le llevó a revisar a la baja las cifras de negocio que fue presentando a los inversores, hasta el punto de recortar a la mitad las ventas en el primer semestre de 2011, hasta los 688 millones. El repunte del primer día causó, por tanto, sorpresa.

Ahora, domina otra vez la negatividad. La única manera que Groupon tiene de sobrevivir es con una estrategia que no solo contente al consumidor, también al comerciante. Cada vez hay más restaurantes que quieren descolgarse porque en lugar de atraer a nuevos clientes, son los comensales habituales los que llegan con el cupón de descuento.

Esa es una parte del problema. La otra, es que Groupon tiene cada vez más competidores, como los servicios de ofertas de Google y Facebook o los portales Living Social, Four Square y Yipit. De hecho, los inversores empiezan a entender que el haber crecido tan rápido no significa que Groupon y, por extensión, este negocio sea realmente atractivo. Y aunque crea valor, no lo captura.

Groupon no es la única que pincha, porque su modelo no convence. Pandora, el servicio de radio online, perdió un 11% en la víspera del Día de Acción de Gracias. Sus acciones rozan los 11 dólares la unidad, es decir, están un 30% por debajo del precio con el que se estrenaron en junio. Y al igual que Groupon, tiene grandes rivales, como Amazon, Google y Apple.

Lo más llamativo es que este desplome sucede a pesar de que la puntocom cerró el tercer trimestre ligeramente en positivo y de que dobló los ingresos en un año. Pero las perspectivas de cara a los últimos tres meses del año ya anticipan que no llegará a la vara de medir que sigue Wall Street y que volverá a las pérdidas a pesar de que crecen los ingresos.

Antes saltó LinkedIn. Fue la primera en abrir el camino en la arena de las redes sociales, donde las chinas llevan la delantera en el parqué. El portal de contactos profesionales acaba de anunciar una segunda colocación. Logra mantenerse por encima del precio de salida en mayo. Pero de nuevo, los inversores tratan de entender cómo puede hacer dinero para justificar tal valoración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de noviembre de 2011