Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El proyecto del PP: ahorro en personal e inversiones y convenios más flexibles

Los populares prometieron la reforma laboral, reducir obras y eliminar empresas

Mariano Rajoy esbozó en el programa electoral con el que acudió a las elecciones del 20-N alguna de las reformas urgentes y de las decisiones que adoptará en sus primeros días de Gobierno. El nuevo Ejecutivo del PP planteará para reducir el déficit público ahorrar en gastos de personal y en inversiones. Rajoy prevé eliminar empresas públicas, privatizar otras con lo que ingresar dinero para la Hacienda estatal y no renovar contratos de interinos, algo similar a lo que ha hecho en Madrid o Castilla-La Mancha con los profesores. También utilizarán la tijera para reducir gasto en inversiones públicas de manera que no se liciten tramos de autovía o de alta velocidad ferroviaria previstos para 2012 y se aplace su ejecución. En ese capítulo hay miles de millones de euros que se pueden ahorrar. Fomento tenía un presupuesto de inversiones para este año de 13.000 millones.

Zapatero y Rajoy escenificarán el traspaso de poderes en La Moncloa

Jáuregui y Sáenz de Santamaría crearán hoy una comisión para el traspaso

El peligro, según los expertos, es que congelar la obra pública tendrá un efecto muy negativo para el empleo pues tanto en puestos directos como indirectos la inversión en infraestructuras es clave para combatir el principal problema de España.

Por otro lado, Rajoy intentará incentivar la contratación de trabajadores mediante una reforma laboral urgente que permita a las empresas más flexibilidad en la negociación de los convenios colectivos y, además, recibir ayudas económicas del Estado al crear nuevos puestos de trabajo.

El PP pretende simplificar la tipología de contratos laborales para reducir la temporalidad, En relación con la normativa sobre negociación colectiva, la reforma que Rajoy promete pretende que prevalezcan los convenios de empresa sobre los sectoriales o provinciales, lo que permitiría negociar a la baja los sueldos con más facilidad.

Y además, según reza su programa, el PP promoverá "mecanismos efectivos de flexibilidad interna en las condiciones de trabajo en las empresas que mejoren su adaptación a los cambios en los mercados y promuevan el mantenimiento del empleo".

Antes de poder acometer con urgencia esas reformas, la probable vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaria y el ministro de la Presidencia en funciones, el socialista Ramón Jáuregui, organizan el traspaso de poderes en reuniones discretas que comenzarán hoy.

Traspaso de poderes

El objetivo del primer encuentro entre Jáuregui y Sáenz de Santamaría es la constitución de una comisión de traspasos y la delimitación de los temas de su competencia que abordarán en dicho traspaso. Los grandes asuntos políticos quedarán fuera de su agenda y los abordarán en un encuentro, que se celebrará en breve en la Moncloa y en el que José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy escenificarán el traspaso de poderes. En este paquete figuran las grandes cuestiones económicas, de política internacional y comunitaria o los asuntos relacionados con el terrorismo y la defensa.

En marzo de 2004, el presidente en funciones, José María Aznar, recibió al presidente ganador de las elecciones del 14-M, José Luis Rodríguez Zapatero, a los 11 días de la celebración de los comicios.

Otra cuestión concreta que abordarán ambos líderes será la posición de España en la Cumbre Europea de primeros de diciembre, aunque Zapatero, desde que se agudizó la crisis financiera, en el verano, mantiene una relación regular con Rajoy.

El traspaso de poderes que protagonizarán el ministro de la Presidencia en funciones y su probable sucesora por el PP se centrará a los asuntos del Consejo de Ministros que tengan impacto más allá de la toma de posesión del nuevo Gobierno, como la agenda de compromisos internacionales y ministeriales, en general. "Son cuestiones de trámite que no tienen especial relevancia política porque el Consejo de Ministros ya no va a tramitar ni proyectos de ley ni decretos leyes", señalaban ayer fuentes de Laa Moncloa. Más relevancia tendrá el traspaso de poderes por departamentos ministeriales, pero no se materializará hasta que Rajoy designe a sus ministros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de noviembre de 2011