Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:bolsa

España y el síndrome 'Pac-man'

El Ibex cae un 2,8% en una semana marcada por la presión a la deuda española

En las antiguas máquinas recreativas había un juego muy popular: el Pac-Man o comecocos. El objetivo era tragarse la mayor cantidad de bolas y esquivar a los rivales que te querían comer. El mercado parece que lleva semanas jugando una partida a esta maquinita. Primero se han comido a Grecia, luego a Italia y esta semana han ido a por España. La táctica parece sencilla y consiste en presionar al máximo sobre la prima de riesgo de un país hasta que a este le resulte imposible financiarse en el mercado.

El Gobierno español ha contribuido a despertar al comecocos. Esta semana desde el Ministerio de Economía se insinuaba que el crecimiento del PIB en 2011 no sería el 1,3% previsto y que se situaría probablemente en el 0,8%. No es una revisión oficial, porque ello obligaría a rebajar todas las previsiones del cuadro económico (entre ellas, el déficit público), pero ha tenido el mismo efecto que dar una cerilla a un pirómano.

Los inversores más especulativos han recibido esta noticia en un timing inmejorable para ellos. Es decir, en una semana con doble emisión de deuda para el Tesoro, en la recta final de la campaña electoral, con el miedo al efecto contagio por la crisis de Italia sobre la mesa y con una desunión cada vez más evidente entre los miembros de la zona euro acerca de cómo afrontar la crisis.

El resultado de todos estos factores ha sido un nuevo récord para el diferencial entre el bono español y el alemán. La ya archifamosa prima de riesgo coqueteó durante varios días con los 500 puntos básicos, aunque al final de la semana la intervención del Banco Central Europeo (BCE) logró rebajarla hasta entornos de 440 puntos básicos.

Esta compra masiva de deuda en el mercado secundario por parte del BCE es un arma solo a corto plazo, no es el guardián que se come de un plumazo a los pac-men. Sobre todo si se tiene en cuenta que el fuego sigue avanzando y se extiende ya a la deuda francesa. Palabras mayores. "Cada vez resulta más evidente que la alternativa a la ruptura del euro requiere acciones decididas, en especial dotar al BCE de un mandato claro de último garante de la estabilidad financiera y dar pasos creíbles hacia la unión fiscal", comentan los expertos de Banco Sabadell en su informe semanal. "Sin embargo, las soluciones no parecen maduras a corto plazo, con el resultado de que la volatilidad elevada y los riesgos fundamentales de la zona euro siguen sin disiparse a corto plazo", añaden.

En este contexto, la Bolsa ha resistido mejor de lo que cabría esperar en un principio. El Ibex 35 cerró la semana con una caída del 2,88%. La semana que viene el mercado cotizará los resultados electorales en España y los primeros anuncios del partido vencedor en materia económica. Habrá que mantenerse con el cinturón abrochado. Las curvas aún no se han acabado.

-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de noviembre de 2011