Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camellos por control remoto

La Guardia Civil descubre un avión teledirigido cargado con más de dos kilos de resina de hachís en la frontera de Ceuta - El aparato procedía de Marruecos

La inventiva de los narcos no conoce límites. Constantemente se ven obligados a idear nuevos métodos de ocultación y transporte para burlar los controles policiales. El penúltimo sistema patentado por los traficantes de droga fue descubierto hace 10 días por la Guardia Civil en Ceuta: un avión de aeromodelismo, manejado por control remoto, capaz de albergar en sus tripas más de dos kilos de resina de hachís.

Unos guardias civiles que prestaban servicio en el espigón de Benzú, cerca del perímetro fronterizo que separa Ceuta de Marruecos, descubrieron un artilugio flotando en el agua. El Servicio Marítimo recogió a casi dos millas de la costa lo que resultó ser un avión teledirigido que ocultaba dos paquetes con bellotas de hachís: en total unos 2.200 gramos de droga ocultos en la estructura del aparato, según fuentes del instituto armado.

El miniaeroplano fue fabricado usando un modelo comprado a través de Internet

Como el teledirigido precisa de un mando para ser guiado, los guardias rastrearon la zona ante la posibilidad de que el controlador estuviese realizando esa función desde alguna embarcación. Eso puede hacerse con un mando desde una distancia de entre 500 a 800 metros. Sin embargo, no localizaron a ningún sospechoso, tal vez porque el controlador decidió alejarse al advertir que la pequeña aeronave había capotado.

Fuentes de la Comandancia de Ceuta explicaron que el teledirigido tenía una autonomía de vuelo de una hora, es decir, suficiente para cruzar el Estrecho y aterrizar cerca de Tarifa (Cádiz), el punto más cercano a la costa ceutí. Sin embargo, expertos en aeromodelismo consultados por la Guardia Civil han indicado que el aparato no llevaba, en el momento de ser encontrado en el mar, suficiente gasolina como para realizar esa travesía.

"No sabemos cuáles eran los planes de los traficantes. Estamos tratando de aclarar si el avión podía ser guiado mediante un GPS al que se le habían fijado unas coordenadas en las que debería tomar tierra", ha explicado un oficial de la Guardia Civil ceutí. "Pensamos que a este aparato le habría resultado difícil cruzar el Estrecho teniendo en cuenta que en esa zona suele soplar un viento fuerte. Claro que también es posible que el proyecto consistiera en hacerlo volar hasta una embarcación cuyos tripulantes lo recogerían y trasladarían la carga de hachís hasta la Península", añade. "O bien esperar a que hubiera días con calma chica para hacer el envío".

Los narcos habían fabricado esta pequeña aeronave con la clara finalidad de transportar hachís desde Marruecos a territorio español por el aire, sin correr los riesgos que conlleva hacerlo por tierra y teniendo que rebasar los controles fronterizos.

El miniaeroplano había sido fabricado utilizando un modelo base comprado en alguna tienda, o bien a través de Internet, y el resto mediante piezas artesanales para construir un hueco en el que alojar los dos paquetes de hachís. La Guardia Civil ha iniciado las pesquisas a partir del número de serie que consta en el chasis con la intención de saber dónde fue adquirido e intentar llegar así hasta la red de narcotraficantes. Además, es posible que los encargados del caso hayan descubierto alguna huella dactilar que sirva para identificar a quien está tras el alijo. Pero no lo dicen.

Hasta ahora, ni la policía ni la Guardia Civil habían interceptado ningún avión teledirigido cargado de hachís, según confirman ambos cuerpos. "Es un método novedoso. Creemos que este aparato estaba aún en fase de pruebas. Pensamos que los traficantes estaban aún comprobando si servía para sus fines", señala un oficial del instituto armado.

Pero resulta extraño que fuera un simple experimento, pues de ser así no habrían introducido hachís, sino algo menos valioso. "Ningún narco hace experimentos que supongan el riesgo de perder la mercancía; los experimentos, con gaseosa", opina un agente antinarcóticos de la policía. El cargamento decomisado supera los 2.000 euros.

Este avión teledirigido se suma a las avionetas, barcos, camiones y otros muchos mecanismos de ocultación y transporte de droga detectados en España. Entre ellos sobresale el minisubmarino de 10 metros de eslora -para llevar cocaína- descubierto hace cinco años cerca de las islas Cíes, en el exterior de la ría de Vigo. El sumergible, que aún estaba en periodo de pruebas, zozobró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de noviembre de 2011