Cine y videojuegos estrechan sus lazos para salvar distancias

El director Jaume Balagueró no descarta dirigir un juego en el futuro

Las industrias del cine y los videojuegos estrechan sus lazos. Cada vez comparten más profesionales -guionistas, actores, músicos, directores...- y son numerosas las adaptaciones entre los sectores. El director de cine Jaume Balagueró, autor de REC y de Mientras duermes, ve dificultades que el celuloide aún no ha logrado superar cuando se trata de llevar a la gran pantalla una historia ideada para jugar.

"Con frecuencia, los que jugamos decimos que no es lo mismo. Creo que un videojuego no se puede adaptar fielmente en una película porque son cosas distintas. En el videojuego la persona maneja la historia, interactúa, y eso no se ha logrado aún en el cine. Será muy interesante ver cómo se investiga. REC -rodada con el punto de vista de un cámara, como si fuera el personaje de un juego- fue un intento. Usamos el tiempo real; lo que sucede en la pantalla no se para", señaló Balagueró esta semana en la mesa redonda Cine, literatura y videojuegos: unidos de la mano, organizada dentro del I Fun & Serious Game Festival de Bilbao.

Balagueró considera que, en el caso contrario, cuando una película se convierte en videojuego, a menudo priman "intereses comerciales" por encima de otras consideraciones más artísticas. "Pocas veces hay pasión detrás de estas adaptaciones, son más un negocio".

El escritor Juan Bas destaca que el cine siempre ha buscado argumentos para convertirlos en guiones, una tarea en la que la literatura le ha resultado de gran ayuda. Sin embargo, el escritor cree que los juegos "no aportan historias completas. Su legado tiene más que ver con el arte narrativo visual. Me gustaría que hubiera más videojuegos basados en obras escritas. Se me ocurre uno sobre El proceso, de Kafka, en el que se tuviera que escribir algo para librarse de algún peligro", dijo.

A juicio de Fabriciano Bayo, director de Virtual Toys, que desarrolló Cars 2 para PSP, el videojuego es "el estandarte" del negocio audiovisual, "el entretenimiento mayoritario". "La técnica de narración es muy distinta. Los directores de cine están aprendiendo de los juegos, por ejemplo, en cómo meter la cámara en la acción. Creo que hay una retroalimentación entre las industrias". Una tesis compartida por Roberto Serrano, de Koch Media, responsable del videojuego Dead Island, quien consideró que los dos mundos se parecen "cada vez más", aunque "un videojuego no va ser nunca igual que una película".

Balagueró no descartó en un futuro dirigir un videojuego, como ya hace Guillermo del Toro. "Le conozco y sé que juega mucho, como yo. Es normal que nos sintamos atraídos por los videojuegos. Conocemos su lenguaje y nos encanta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de noviembre de 2011.