Reportaje:

El embrollo de la testosterona

Lituania difunde un control antidopaje a un baloncestista español con "niveles anómalos" tras el partido contra Alemania en el pasado Europeo y la FIBA lo desmiente horas después

La selección española que se proclamó campeona de Europa de baloncesto el pasado 18 de septiembre, en Lituania, se vio envuelta ayer en un tempestuoso episodio relativo a un control antidopaje inusual. Pero lo que al mediodía parecía un nuevo escándalo en el deporte español se convirtió tan solo horas después en agua de borrajas. De "las alteraciones a la norma" en dos controles efectuados durante el torneo a un jugador español y otro macedonio, a las que había aludido Ieva Stanikuniene, la directora de la Agencia Lituana Antidopaje, se pasó al contundente desmentido realizado a EL PAÍS por parte del secretario general de la Federación Internacional de Baloncesto en Europa (FIBA), Nar Zanolin: "No fue un caso de dopaje. Nadie puede tener la más mínima duda sobre la absoluta limpieza del brillante triunfo de España".

Un jugador tiene certificado que produce más testosterona de lo habitual

Más información

Lo que Stanikuniene, en declaraciones al diario Lietuvos Rytas, calificó de control antidopaje con resultados "anómalos" se refiere al análisis de las muestras de un jugador español tras el partido que la selección de Sergio Scariolo ganó a Alemania por 77-68 el 7 de septiembre en Vilna. "El máximo responsable de nuestra comisión médica me comentó que se había producido una anomalía, pero me dijo que en este caso se trataba de un resultado normal y que no era ni tan siquiera necesario realizar una segunda prueba", explicó Zanolin.

El malentendido, según ha podido saber este periódico, arranca de la situación de un baloncestista de la selección cuyo cuerpo produce orgánicamente más testosterona de la habitual. Para evitar problemas, y una vez sometido a los exhaustivos análisis al efecto, ese jugador posee un certificado, reconocido por los distintos organismos de lucha contra el dopaje, como la WADA, de que su organismo rebasa los niveles habituales de testosterona. Normalmente, la relación testosterona/epitestosterona es de 1/1. El margen de seguridad establecido para que pueda hablarse de dopaje es de una relación de 4/1. "Nuestro responsable médico me indicó que el límite superado era tan mínimo que no había caso de dopaje", afirmó Zanolin. Cuando la relación testosterona/epitestosterona es superior a 4/1 se realiza un análisis de IRMS (isotopos radiactivos). Si ese análisis demuestra un aporte exógeno de testosterona, se procede a sancionar. Así se hizo, por ejemplo, en el caso del ciclista estadounidense Floyd Landis, a quien se desposeyó de su triunfo en el Tour de 2006. El presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), José Luis Sáez, se negó a revelar si algún jugador posee un certificado: "No voy a hacer público ningún tipo de dato médico porque se trata de información reservada".

Zanolin se mostró muy extrañado por el hecho de que la médico responsable de los controles del Europeo filtrara la noticia ayer, máxime cuando fueron llevados a cabo en Varsovia porque en Lituania no disponen de laboratorios homologados. "No tenía ningún derecho a dar una información que ni siquiera debía poseer", zanjó Zanolin. Sáez fue más allá e instó a que, en el caso de que las informaciones llegadas desde Lituania sean ciertas y hubiese realizado tales manifestaciones, la responsable de los controles debe dimitir.

Sáez explicó que la primera alarma se produjo cuando poco después del mediodía de ayer fue alertado de las declaraciones de la médica del Europeo en un periódico lituano: "Me puse en contacto con Zanolin y me aseguró que no hay caso. No ha habido un expediente, ni traslado a ningún órgano ni siquiera lo han tomado en consideración. No hay nada. No estamos tapando ninguna historia. No puede haber el menor poso de duda".

A media tarde, FIBA Europa emitió un comunicado en el que indicó: "Rechazamos las especulaciones de los medios en las que se afirma que dos jugadores que participaron en el Eurobasket dieron positivo en un control antidopaje. FIBA Europa hace hincapié en que esas informaciones carecen de fundamento. El Europeo ha sido uno de los mejores y más limpios campeonatos en la historia del baloncesto".

"Es un comunicado claro y explícito que a mí no me deja la menor duda. Nuestros jugadores han pasado un montón de controles en muchísimas competiciones y nunca se ha producido ningún problema", concluyó Sáez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de noviembre de 2011.

Lo más visto en...

Top 50