Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEVISIÓN

La factura del debate

Alquilar el pabellón cuesta 91.000 euros y construir el decorado, 80.000

Las televisiones que han comprado la señal del debate del 7-N dieron ayer el visto bueno a las tarifas que aplicará la Academia de la Televisión. Estos operadores sufragarán el coste de la emisión, que oscila entre 530.000 y 550.000 euros, bastante menos de lo que TVE paga por un capítulo de la serie Águila roja. "Puede incluso que esté por debajo del medio millón de euros", dice el productor ejecutivo del debate, Pepe Carbajo, especialmente activo a la hora de regatear en algunas de las partidas.

Aunque el presupuesto es aproximado, las facturas estarán disponibles para todos los operadores y también para los auditores, afirma Carlos Martín, miembro de la Junta Directiva de la Academia. "La transparencia es absoluta. Se van a poder verificar todos los costes". Los dos debates de 2008 costaron 945.000, pero los organizadores advierten de que, proporcionalmente, sale más caro montar uno que dos.

La contratación de las unidades móviles sale por unos 70.000 euros

En el precio total se contabiliza desde el alquiler del Palacio Municipal de Congresos de Madrid hasta la construcción del decorado y la minuta a los árbitros de baloncesto que manejarán los cronómetros para que los candidatos consuman exactamente el mismo tiempo. Solo habrá dos tiempos muertos (el primero tras la entrada de los candidatos en el plató, para colocarles el micro, y el segundo, durante el intermedio. Rajoy, que llegará antes, abrirá las intervenciones, que estarán medidas al milímetro.

Del presupuesto del debate, la principal partida corresponde al alquiler del Palacio de Congresos: 91.000 euros que abarcan la seguridad y el aparcamiento, según fuentes de la Academia. La construcción del decorado sale por unos 80.000. Además, del set en el que se enfrentarán los candidatos, en esta partida figuran las gradas para fotógrafos y camarógrafos y el photocall.

La Academia ha contratado dos unidades móviles (una de reserva) para la realización del debate, cuya factura ronda los 70.000 euros. Parte del operativo técnico puesto en marcha para el 7-N ha sido duplicado para evitar cualquier tipo de incidencia, como es el caso de los grupos electrógenos (seis en total). Los equipos de iluminación, cámaras, cabeza caliente (cámara con grúa) y steadicam (cámara atada al cuerpo) tiene un coste de unos 40.000 euros.

Otros epígrafes contemplan la sala de prensa, habilitada con líneas ADSL para prestar servicio a 400 periodistas (de momento) de medios nacionales e internacionales, con un coste previsto de 20.000 euros. A estos se añaden 35.000 correspondientes a las pantallas de televisión (ubicadas en la sala de prensa, la zona de invitados, los camerinos en los que se instalarán los asesores de los candidatos; 20.000 del catering para periodistas e invitados, 10.000 en concepto de transporte y 15.000 en el capítulo de acreditaciones (a cargo de la empresa MSL).

Todo teniendo en cuenta que ni el moderador (Manuel Campo Vidal) ni el realizador (Fernando Navarrete) ni los más de 100 académicos involucrados en este espectacular operativo cobrarán un euro por su trabajo. "Lo vemos como un servicio público y como un servicio a la democracia", dice Martín. Los árbitros serán prácticamente los únicos que percibirán su minuta: 1.700 euros. Como si saltaran a la cancha de baloncesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de noviembre de 2011