Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LIGA | 12ªjornada de Liga

La metamorfosis de Adrián

El delantero aumenta su eficacia goleadora gracias a los espacios que le crea Falcao y a la apuesta del Atlético por el juego interior

Adrián López (San Martín de Teverga, Asturias; 1988) se presentó el pasado verano a la afición del Atlético dando dos asistencias de gol a Reyes frente a los noruegos del Stromsgodset (2-1) y otras dos a Elías (2-0) ante el Vitoria, portugués, en los choques de la fase previa de la Liga Europa. Un arranque que confirmaba su fama, la de delantero móvil y sabio tácticamente, con mucho pase pero poca llegada. En 120 partidos en la Primera División con sus anteriores equipos -Deportivo y Málaga- solo había sumado 17 dianas. Tres meses después, el punta, de 23 años, parece haber pasado por una metamorfosis. Es el máximo goleador del club del Manzanares con ocho tantos (tres en Liga, tres en la fase previa de la Liga Europa y los dos del jueves ante el Udinese en la fase de grupos), los mismos que ha anotado Falcao, el arquetipo de rematador de área.

"Lo suyo es conectar con el balón en el suelo. Vive del pase corto", resume Lotina

Gregorio Manzano, al que el asturiano devolvió la sonrisa con dos dobletes consecutivos -el primero, ante el Zaragoza en la Liga (3-1)-, explicó el jueves así la transformación del 7: "Adrián lo hizo muy bien, tanto en el Deportivo como en el Málaga. Sin embargo, allí jugaba a menudo como único delantero, mientras ahora está trabajando con Falcao, que le crea espacios y puede aprovecharlos".

Miguel Ángel Lotina, que entrenó al delantero en el club gallego, corrobora esta opinión. "Las cosas mejores las hizo a lado de Riki y con Valerón detrás de ellos", recuerda el técnico; "al jugar de único punta se le alarga mucho el partido. A veces lo puse en la línea de tres escorado a la izquierda, pero se alejaba demasiado del área y no podía aprovechar sus características".

Cualidades que resume Luis Milla, técnico de España sub 21, de las que sacó tajada en la última Eurocopa de categoría, en Dinamarca: "Tiene movilidad, criterio, un óptimo control orientado para armar la pierna y puede elaborar atrás, jugar de espalda sin problemas". En ese campeonato de Europa, Adrián ya demostró más tino cara a portería -fue pichichi del torneo con cinco tantos-, a pesar de que no tenía cerca un ariete clásico, a lo Falcao, que con sus arrastres y poderío físico le abriera camino hacia el gol.

"Era la referencia en la delantera, con Muniain y Mata que se movían más. Pero buscábamos el pase por dentro, la asociación, un tipo de juego que le beneficiaba", explica Milla.

Esta puede ser otra de las claves de la eclosión goleadora de Adrián en los últimos partidos; la decisión de Manzano de renunciar a jugadores que suelen forzar más el juego por las bandas -Reyes, Juanfran, Salvio- y apostar por otros que están más cómodos asociándose por dentro; la medular de los últimos dos duelos victoriosos la formaron Mario, Turan, Gabi y Diego.

"Adrián puede hacer algún remate tras un centro, como ante el Zaragoza a pase de Turan, pero lo suyo es más conectar con el balón en el suelo. Vive del pase corto", resume Lotina. Con Falcao de lado y el cuero al césped, la metamorfosis de Adrián puede ser definitiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de noviembre de 2011