Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento pide que se publiquen los sueldos de Castellano y su equipo

Los tres partidos exigen a los gestores de las cajas devolver sus indemnizaciones

De dejar hacer y mirar para otro lado a fiscalizar cada movimiento de sus directivos, ahora que ya no ejercen. Tras un par de décadas sin entrometerse, el Parlamento ha caído de lleno sobre los antiguos gestores de Caixa Galicia y Caixanova. El pleno de esta semana debatió tres iniciativas distintas de PSOE y BNG y llegó también a la sesión de control al Gobierno y las preguntas al presidente. En el día después de que el PP frustrase la comisión de investigación sobre las prácticas de los directivos de las cajas con el argumento de que "enrarecería más el ambiente" ahora que el presidente de Novagalicia Banco, José María Castellano, busca inversores para capitalizarlo, los tres partidos cerraron un acuerdo para exigir la devolución de las indemnizaciones millonarias de Novacaixagalicia y demandar transparencia al banco recién creado.

Los partidos pactan hacer una ley para echar a Méndez de la fundación

Feijóo acusa al PSOE de fiscalizar las cajas para dirimir 'vendettas' internas

El texto de la proposición no de ley impulsada por los socialistas, que introdujo cambios para sumar el apoyo de PP y BNG, insta a la comisión de control de la caja a revocar los pagos millonarios a exdirectivos y utilizar esos 40 millones de euros para incrementar el peso de la entidad fusionada en el nuevo banco.

A la vista del escándalo que se ha desatado desde que este diario publicó las millonarias retribuciones de los gestores, el Parlamento hace propósito de enmienda y acuerda reclamar a la Xunta que las direcciones de Novacaixagalicia y Novagalicia Banco "en aras de una mayor transparencia con sus accionistas hagan públicas sus remuneraciones en su informe de Gobierno Corporativo". La petición es redundante porque la Comisión Nacional del Mercado de Valores ya exige hacer públicos los emolumentos de los consejeros de los bancos y cajas, incluidas sus retribuciones en especie, como opciones sobre acciones y demás bonos.

Como los informes de Gobierno Corporativo se presentan en el primer trimestre del año, los salarios del nuevo presidente, José María Castellano, y del equipo de directivos que ha fichado para esta nueva etapa, se conocerán una vez que ya haya finalizado el plazo de recapitalización (en diciembre) a partir del cual el FROB, el fondo de rescate del Banco de España, empezará a vender acciones a cualquier interesado en comprarlas.

Tal pretende ser la contundencia de los partidos con Gayoso y Méndez, ahora que han sido apartados de la gestión, que el Parlamento pide también por unanimidad cambiar la ley de fundaciones para evitar "la participación en nombre y representación de la fundación especial de ningún miembro del que se demostrara que tuviera responsabilidad directa en la desaparición de Novacaixagalicia". Es una alusión directa a Méndez, que sigue el frente de la Fundación Caixa Galicia.

El documento pactado evita citar un plazo para la comisión de investigación sobre los motivos que están detrás de la desaparición de las cajas y su baja valoración por el Banco de España. Su constitución parece inevitable -todos los partidos dicen estar de acuerdo, incluso el PP, que pide esperar a diciembre, cuando expire el plazo de recapitalización-. Pese a ello, Feijóo recriminó ayer al líder del PSdeG, Pachi Vázquez, que pretenda utilizar ese mecanismo de fiscalización para dilucidar "vendettas internas", en referencia a que dentro del consejo de administración de Caixa Galicia figuraron tanto la portavoz socialista en A Coruña, Mar Barcón, como el líder del PSdeG en esa provincia, Salvador Fernández Moreda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de octubre de 2011